www.madridiario.es
Padre de una de las víctimas.
Ampliar
Padre de una de las víctimas. (Foto: Silvia Aguilar)

El profesor del Valdeluz acusado de abusos sexuales niega los hechos

lunes 21 de mayo de 2018, 12:31h
Uno de los padres de las 14 alumnas del colegio privado Valdeluz de Madrid que sufrieron abusos sexuales por parte del exprofesor Andrés D.D. ha acusado al centro de "saber" lo que ocurría y de mantenerlo en silencio durante 20 años. Por su parte, tanto el director como el jefe de estudios, quedaron exentos de responsabilidad penal en los hechos.

El antiguo profesor del colegio privado Valdeluz de Madrid ha negado este lunes en el juicio los catorce delitos de abusos sexuales de los que se le acusa por los presuntos tocamientos a los que sometió entre 2004 y 2014 a catorce alumnas de este centro escolar situado en el madrileño barrio de Madrid, han informado fuentes jurídicas.

La Audiencia Provincial de Madrid ha arrancado este lunes el juicio a puerta cerrada contra el docente, quien afronta una petición de pena de 69 años de prisión. A su llegada a las dependencias judiciales, ha evitado ser captado por las cámaras y preguntado por los periodistas al acceder a esta sede judicial por el acceso del garaje en coche. De igual modo, ha abandonado el tribunal.

Desde que fue detenido, en febrero de 2014, el exdocente ha mantenido su inocencia, asegurando que la acusación respondía a una supuesta "venganza" de las alumnas hacia su mujer. Al parecer, está tenía un carácter fuerte y las niñas supuestamente quisieron ir en contra ella. En la investigación policial hubo hasta 16 denuncias, llegando catorce de ellas a juicio.

Andrés D.D., que impartía clases de ética, religión y música, se le acusa de presuntamente abusar de las niñas en las clases individuales que daba en la academia Melodía Siglo XXI que había anexa al centro, dirigida por su mujer. Sin embargo, algunas alumnas sostienen que también lo hizo en el colegio, un hecho que no quedó demostrado durante la instrucción judicial.

Niega los delitos

El exprofesor ha declarado durante cerca de cuatro horas en las que se le ha preguntado de forma pormenorizada por cada caso. Al igual que otra veces, ha negado todos los delitos que se le imputan, según han indicado a Europa Press fuentes jurídicas.

Así, ha mantenido su misma versión frente al relato acusador de las dos chicas que han comparecido que mantienen que sufrieron abusos. En concreto, ha manifestado que la acusación se debe a una "venganza" de las niñas hacia su mujer por el mal carácter que tenía y algún enfado que tuvo con las alumnas, que lo ha tachado de "roce".

El colegio Valdeluz está en el banquillo en calidad de responsable civil subsidiario para hacer frente a posibles indemnizaciones si el docente es condenado. En la instrucción, estuvieron imputados tanto el exdirector del centro como el jefe de estudios en aquella época. Pero tras las pesquisas judiciales, se acordó levantar su acusación y quedaron exentos de responsabilidad penal en los hechos.

Pese a estar libres de acusación penal, uno de los padres de las niñas ha acusado al colegio de tapar supuestamente los abusos de este docente, que durante veinte años estuvo dando clases y haciendo "lo que le daba la gana". Fuentes próximas al centro han insistido a Europa Press que la causa penal respecto al director y al jefe de estudios se archivó al no existir pruebas contra ellos dado que desconocían lo que pasaba en la academia. Los familiares están en contra de esta versión.

El abogado del centro ha señalado tras la primera sesión de la vista que las niñas habrían señalado que los supuestos abusos sólo se cometieron en la academia de música y no en el centro escolar. La sesión continuará el próximo miércoles, dado que mañana el tribunal secunda la huelga de jueces convocada en toda España.

Taparon "cosas raras"

Javier Rodríguez, el padre de una de las víctimas, ha afirmado de forma rotunda que el director del centro tuvo que haber tomado medidas, aseverando que está convencido de que lo sabían pero que por el contrario les resultó "más cómodo" no decir nada y mantenerlo en silencio durante veinte años. "Esto es para traerles aquí. Era una tónica general del colegio intentar tapar las cosas raras que había. Por lo menos, el director tenía que declarar en el juicio. Esto lo sabían, pero era más cómodo tener a este señor veinte años, ponerle en contacto con nuestros hijos y hacer lo que le daba la gana", se ha quejado.

Su hija, de 28 años, es una de las dos víctimas que hoy ha prestado declaración. En su caso, sufrió los abusos con 14 años. Los denunció una década después por el miedo de sus padres a que el proceso fuera "devastador" para ella. Al conocerse más casos, hasta catorce, lo puso en conocimiento de la Policía.

Este lunes han declarado dos de las niñas. En la instrucción, se preconstituyó la prueba para evitar que tuvieran que comparecer. Sin embargo, las afectadas sí han querido que el tribunal escuchara su testimonio, dado que ya están "bien" tras los años que han pasado desde que fueron víctimas.

Abusos con 14 años

Tras manifestar que "por supuesto" cree el relato de su hija y no el de inocencia del procesado, el progenitor ha relatado que la niña tenía 14 años cuando fue sometida a "tocamientos" por parte del acusado en la academia de música. "Nos sorprendió era el alma del colegio. Era el profesor más querido. Estaba en todas las fiestas, en las reuniones, en las comuniones...", ha dicho.

Su hija, que ya se encuentra bien, se lo contó unas Navidades y se lo comunicaron a la tutora. Entonces, hablaron con su tutora para que estuviera prevenida y optaron por el silencio. No querían que su hija se tuviera que enfrentar sola a un tribunal dado que podía ser "devastador para ella".

"En el colegio lo sabían de años atrás. No me creo que no llegara ni a la Dirección ni al jefe de estudios. No me parece correcto que no estén", ha aseverado el afectado, quien ha relatado que su hija tuvo problemas de trastornos alimenticios a raíz de esta situación. Además, ha narrado que denunciaron los hechos en 2014 cuando hubo otro caso de una chica que lo comunicó a su entorno. Saltaron las alarmas cuando comenzaron a haber más casos. Llegaron a ser hasta catorce las afectadas, las mismas que vienen al juicio y que testificaran a lo largo del día.

"Me da igual que este señor esté 60, 70 o 120 años en la cárcel. Lo bueno es que entre y que cumpla los años y bien. Lo malo es que nadie podrá decir si realmente está rehabilitado", ha destacado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios