www.madridiario.es

Las 21 ciudades de la capital

miércoles 07 de febrero de 2018, 11:04h

El Ayuntamiento de Madrid parece dispuesto a abrir el melón de la descentralización, aunque no con el corte en profundidad que sería deseable. En las II Jornadas de Descentralización y Reequilibrio Territorial que ha organizado el Consistorio se ha hablado de apostar por la simplificación administrativa, facilitar el acceso electrónico de los ciudadanos a los servicios públicos y fortalecer la participación ciudadana en la Administración. Eso está muy bien y es innegable que debe hacerse; es más, ya debería haber sido hecho. Sin embargo, en mi opinión, no es suficiente.

El municipio de Madrid a medida que iba creciendo iba dividiéndose en nuevos distritos en un intento de buscar un equilibrio poblacional entre ellos, algo bastante difícil a causa de la geografía de la ciudad. No son iguales las casi 23.800 hectáreas del distrito de Fuencarral-El Pardo que las 468 hectáreas de Chamberí. Por ello, y a pesar de los esfuerzos municipales, la realidad siempre dejaba esos intentos por equilibrar poblaciones entre distritos en un imposible. Hoy tenemos distritos como Barajas con sus 45.000 vecinos y distritos como Carabanchel con 244.000 habitantes.

Las características de cada uno de los 21 distritos de la capital marcan además unas diferencias que han de ser atendidas. De todo ello se olvidó el gobierno de Ruiz Gallardón que recentralizó todos los servicios que pasaron a depender de los órganos centrales. Pero ese desatino no puede mantenerse más tiempo.

Carabanchel, por ejemplo, tiene tantos habitantes como La Coruña; Fuencarral-El Pardo y Latina tantos como Granada; Ciudad Lineal casi alcanza la población de Oviedo y Hortaleza la de Burgos. El distrito menos poblado que es Barajas se aproxima a la población de Segovia. Los 21 distritos de la capital son equiparables, por tanto, a 21 capitales de provincia que, a diferencia de los distritos controlados por un presidente de junta municipal, están regidas por ayuntamientos completos.

Se impone por tanto abordar un proceso más ambicioso que el planteado esta semana. Los distritos tendrían que tener más autonomía y deberían poder solucionar los problemas que se presentaran de forma inmediata y no cursando oficios a los departamentos centrales. No basta con los plenos de distrito, es necesario una auténtica descentralización de funcionarios y departamentos si se quiere que el municipio sea la administración más cercana al ciudadano. Y no voy a plantear como sería deseable que los presidentes de distrito vivieran en él, como ocurre con los alcaldes de cualquier población, pero sí que dedicaran al menos el 50 por ciento de su tiempo a patear las calles, a hablar con los ciudadanos y a solucionar con rapidez los defectos que detecten ellos o sus servicios descentralizados.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.