www.madridiario.es

Disfrute las zonas ocultas de Madrid

Por MDO
lunes 29 de enero de 2018, 19:55h
La encantadora ciudad de Madrid también esconde sus secretos. Todo turista cuando busca en google “Cosas que hacer en Madrid” -en su idioma- se encuentra con páginas web como TripAdviser o artículos de prensa con “10 cosas imprescindibles que hacer en la capital de España”. Sin embargo muy pocos saben algunos escondrijos y zonas ocultas -hasta para los mismos madrileños- que este centro urbano contiene.

Los que tiene interés en la arquitectura, la pintura, escultura y el arte en cualquier definición, Madrid lo tiene todo. Desde estatuas como La primera universitaria situada en Malasaña que representa a una estudiante descalza y con apuntes en la mano, apoyada sobre el muro del Palacio Bauer, homenajeando a la primera mujer que a pesar de la Ley prohibitiva se disfrazó de hombre para asistir a la universidad en 1848. Fachadas “felicescon personajes de la mitología griega hechos en cuatro colores, dentro del barrio Justicia; un ángel caído -literalmente- ubicado en una azotea de Milaneses que define perfectamente un “accidente aéreo”.

Incluso una propia Torre de Belém local que se encuentra en el embalse de Santillana/ Manzanares del Real construida en 1907 que ocupa más de mil hectáreas, creando un espectáculo visual digno de ver.

Por otra parte, el arte que no está presente en los museos como el del Prado o similares, también tiene su propio espacio. Una antigua nave ferroviaria de la estación de Atocha contiene “La Neomudéjar” [museo dedicado a las creaciones más innovadoras] en el que el videoarte, el arte callejero, el street art, el parkour, la robótica, etc., tienen su propio hogar.

Pero Madrid no es solo urbano, la naturaleza está presente en todo su esplendor. Plantas vivientes desde elefantes, dragones, princesas, carruajes con caballos, un grupo de rock, etc. Es más parecido a un bosque encantado que un jardín. Cuando te encuentres en el te sentirás teletransportado.

Además existe el “hanami” madrileño; importando una tradición japonesa que consiste en observar la belleza de primavera y los cerezos en pleno florecimiento, dentro de La Quinta los molinos, con 21,5 hectáreas de fuentes, lagos y belleza oculta.

Hay que añadir (y esta información es para verdaderos intrépidos) que existen también muchos salones dónde te puedes llevar un trozo de Madrid contigo: los sitios de tatuajes. En Madrid existe la tienda de tatuajes más vieja de España: Mao & Cathy Tattoo en Corredera alta de San Pablo. ¡Y por eso hay que venir a Madrid!