www.madridiario.es
El difícil cálculo de los números macro
Ampliar

El difícil cálculo de los números macro

La semana pasada, el Instituto Nacional de Estadística actualizaba los productos que forman parte de la cesta de la compra de los españoles. El objetivo que persigue el organismo con esta revisión periódica es obtener una radiografía de IPC más ajustada a la realidad de los hogares españoles

Más polémico fue la última revisión de los indicadores válidos para calcular el PIB nacional. La prostitución y las drogas fueron incluidas como parte de la caja de contabilidad de España en cumplimiento de la directiva europea SEC 95 (Sistema Europeo de Cuentas) de 2010.

Desde hace largo tiempo, las asociaciones de meretrices y escorts, o chicas de compañía como Girlsbcn escorts han venido reclamando no solo que se compute su actividad como parte de la riqueza que genera el país sino que buscan ir un paso más allá y reclaman su legalización para poder pagar impuestos y cotizar a la seguridad social como el resto de trabajadores autónomos.

Así lo reclama la Asociación Feminista de Trabajadoras del Sexo (Afemtras), colectivo con poco más de un año de vida que lucha por la normalización de la prostitución como un trabajo más, con sus obligaciones tributarias y de pago de seguridad social, y sus derechos adquiridos. Como unos trabajadores más. Quieren que se las permita trabajar en ambientes cívicos, tranquilos, limpios y en el que no molesten al resto de ciudadanos con su actividad y, a su vez, ellas no sean interpeladas por aquéllos.

En España, la legislación no considera delito la prostitución de forma voluntaria ni la aceptación de ser acompañante o escort, pero sí el proxenetismo y la trata de personas con propósito de explotación sexual. Este vacío jurídico ha alimentado en los últimos dos años intensos debates y valientes propuestas locales para regularizar la situación de miles de ciudadanos, al tiempo que se acentúa la división entre los regulacionistas y abolicionistas.

Para las primeras, entre quienes se encuentran colectivos como el Colectivo Hetaira, Asociación Anela (clubes de alterne), o algunos sectores feministas, lo prioritario es reivindicar sus derechos laborales en protesta a las ordenanzas municipales que sancionan a los usuarios de los servicios sexuales de las trabajadoras sexuales, que es como les gusta que se les llame cuando ejercer por voluntad propia. Para estos colectivos, este reconocimiento laboral tendría como impacto directo la protección legal y acceso a la justicia. Parejo a ello, se lucha por la eliminación del estigma de las trabajadoras sexuales.

En el lado opuesto, los abolicionistas basan su argumentación en que la mayor parte de las meretrices ejercer coaccionadas por las redes de tratas de personas. Según estos colectivos, más del 90% de las prostitutas en España viven coaccionadas y controlada por las redes de explotación. Para los abolicionistas no hay que regularizar la situación de las meretrices sino combatir la trata y la extorsión a ella asociada.

Sin embargo, calcular cuánto pueden aportar la prostitución u otras actividades que aún hoy en día son consideradas ilegales por las autoridades no es nada sencillo. En España, sí que existe un cálculo del impacto aproximado que ejercen sobre el PIB nacional. Pero, ¿cómo calcula el INE el volumen de negocio que supone este tipo de actividades?

Resulta evidente que al tratarse de actividades ilícitas, la mayor parte de su negocio trascurre como economía sumergida, por lo que el organismo nacional se ve obligado a recurrir a una interpelación amistosa con entidades y asociaciones de actividades no reconocidas como el tráfico de drogas, o el tráfico de tabaco. Así, los cálculos son siempre aproximados y partiendo de informes de instituciones públicas y privadas, esto es, con datos de otros.

¿Cuál ha sido el impacto real en el PIB?

A pesar de que el espíritu de la norma partía con el supuesto de una aportación notable al aumento de la riqueza de los Estados de la Unión Europea, lo cierto es que el impacto real en los diversos PIB no ha superado en ningún Estado el 1%. Así, en España, el tráfico de drogas ha supuesto el 0,5%, siendo la prostitución el 0,35%. En el resto de Europa, los datos son similares. Así, para el Reino Unido esta medida solo supuso un 0,7% de su PIB; un 0,2% para Alemania o un 0,4% para la vecina Portugal.