www.madridiario.es
Internet: la puerta al fin de la soledad
Ampliar

Internet: la puerta al fin de la soledad

miércoles 08 de febrero de 2017, 10:24h

La soledad en un mundo tan poblado es una realidad incómoda. El aislamiento de las personas en una civilización culpable de superpoblación parece escapar de la lógica, pero es indiscutible que cuanta más gente se acumula en una gran ciudad, más alejados están los unos de los otros. La sociedad criminaliza y se burla de la bondad y las relaciones afectuosas, criticándolas como infantiles o inseguras, fomentando el odio, la envidia y la competitividad.

Nos encontramos efectivamente indefensos, inmersos en una insaciable jungla, en la que todo conspira contra uno mismo, y todo lo que se mueve respira o jadea es nuestro enemigo, que trata de robarnos la porción de suelo asfaltado que ya no es de nadie. Las miradas atravesadas te observan porque no llevas la ropa de moda o no escuchas la música del momento y salir un poco de los convencionalismos, te arrastra inevitablemente al ostracismo, a la crítica y a la soledad.

Afortunadamente, como tabla de náufrago, llegó al rescate de la individualidad, de la personalidad, de los gustos íntimos exclusivos, diferentes, un lugar donde poder disfrutarlos sin que nadie se preocupe lo más mínimo. Un centro de gravedad para la libertad de acción que no daña, que sólo procura placer, diversión y autoestima. Internet ha abierto la puerta a la esperanza de aquellos que no encajan o no quieren prestarse al juego de los comunes, de la gente sin alma y sin carácter propio.

Las webs de contactos

Internet, como decimos, proporciona la herramienta en forma de páginas webs, para que cualquier persona pueda conocer gente, tener relaciones del tipo que necesite o desee, en páginas como Encuentro Adulto, donde personas adultas, sanas y libres, coinciden en hacerse feliz los unos a los otros.

Estas páginas logran poner en contacto a personas afines, con gustos parecidos, gracias a sus algoritmos y a sus encuestas iniciales. De este modo, se inician amistades que pueden derivar en las situaciones más imprevistas, siempre de mutuo acuerdo y sobre la base del respeto.

Estás páginas son, para cada vez un número mayor de usuarios, el único sitio para ser quienes son en realidad, sin miedos a rechazos o a la crítica. En estas páginas siempre se encuentra gente que comparte tu visión del mundo y la forma de enfrentarte a él. Lugares que, a modo de terapia, son grande útiles para personas que no tienen tiempo para buscar y establecer relaciones, que son demasiado tímidas y temerosas de dar los primeros pasos y para aquellos que buscan la excelencia o la sensibilidad, el riesgo o la pasión, que no encuentran en las calles.

Son cientos los motivos que nos llevan a usar esta páginas e iniciar el camino que nos aleje de la soledad, esa a la que nos empuja y a la que nos obliga la sociedad moderna. Encontrar la persona cómplice de nuestros intereses, juegos o aventuras, está al alcance de nuestra mano y puede ayudarnos gratamente a encontrar un equilibrio estable en este mundo febril y complejo, enemigo en muchos casos, pero siempre esperanzador.

Internet, el otro mundo

No sólo las páginas de citas consiguen crear una fuerza que nos ayude a mitigar el desapego moral que existe en las calles de las ciudades, la web proporciona mil y una maneras de contactar con gente, grupos o asociaciones, con algún fin con el que tú mismo te puedas sentir identificado.

El mundo virtual que te ofrece internet, te tiende la mano a un sinfín de propuestas y de actividades para que, desde la comodidad de tu habitación, puedas poner tu grano de arena en mejorar el mundo, ampliar las ayudas en determinados estamentos, colaborar con alguna idea, trabajar con algún proyecto, etc. Miles de acciones se abren ante ti, cosas que puedes hacer para que, en la medida de tus propias posibilidades, intentes producir algún desequilibrio en alguna balanza que de sentido a tu propio mundo.

Es una forma positiva y original de conocer gente y que colabora en post de un futuro mejor. Unirse a un grupo de cooperación, colaboración o ayuda, es uno de los mejores métodos para hacerte con un hueco en el mundo y sentirse realmente útil. Abandonar la insidia de las horas frente al televisor, sin cambiar nada, y poner ante ti algún objetivo que alcanzar, es una excelente actitud para despertar cada mañana.

Desde aquí te animamos a romper fronteras y tabús, a visitar la web que recomendamos para encontrar gente afín con la que compartir sensibilidades y travesuras, pero también a que te unas a alguna asociación que le dé algún objetivo más a tu vida, a trabajar para dejar un mundo mejor a cómo te lo encontraste cuando llegaste a él, a participar de la vida, en definitiva.