www.madridiario.es
Tráfico en las carreteras de Madrid
Ampliar
Tráfico en las carreteras de Madrid (Foto: Kike Rincón)

Cambio climático, el gran reto ambiental del siglo XXI

Empresas, políticos e instituciones, conscientes de la necesidad de conseguir una transformación y una transición energética que ayuden a frenar el cambio climático, han sido partícipes de la última cumbre del clima de Marrakech (COP22). Una nueva era en las negociaciones internacionales para combatir este problema mundial que nos afecta a todos y en el que se perfilan nuevos liderazgos y alianzas para abanderar la transición hacia una economía baja en carbono que marca el Acuerdo de París.

La reunión de Marrakech, celebrada en noviembre, ha supuesto una celebración de la entrada en vigor del Acuerdo de París, once meses después de su aprobación, frente a los siete años que tardó el Protocolo de Kioto. El nuevo tratado ha sumado once nuevas ratificaciones en la COP22, incluyendo a día de hoy a 111 de países que representan ya más del 80 por ciento de los gases mundiales. De hecho, la Cumbre constituye una oportunidad para incorporar al esfuerzo mundial a los países africanos, muy afectados por el cambio climático y con importantes problemas económicos y sociales para hacerle frente.

En esta Cumbre se acordó un programa de trabajo hasta 2018 para concretar esas normas en los próximos dos años y un nuevo modelo de desarrollo bajo en carbono, que ya está en marcha. Una implicación no sólo por parte de los países, sino de regiones, ciudades y grandes empresas, que han presentado acciones, compromisos de financiación y voluntad de compartir conocimiento y soluciones en este proceso.

"Los retos pendientes son definir estrategias sobre mitigación de emisiones, formular criterios de adaptación al cambio climático, establecer mecanismos de transparencia para las acciones y su financiación y construir capacidades humanas para llevar a cabo estas transformaciones", explicó el presidente de la Fundación Gas Natural Fenosa, Salvador Gabarró, en el trascurso del seminarioLos acuerdos sobre cambio climático entre París y Marrakech: ratificar e implantar, en el que se destacó la importancia de aplicar y hacer realidad los acuerdos de París para lograr una acción climática mundial. "Las últimas evidencias científicas reafirman los potenciales efectos negativos del cambio climático", relató en su discurso. "Es un reto para la humanidad el conseguir que las cosas cambien sin reducir las cotas de bienestar".

Seminario ‘Los acuerdos sobre cambio climático entre París y Marrakech: ratificar e implantar’

Un seminario en el que participaron un grupo de expertos internacionales que debatieron sobre las conclusiones de la COP 22 desde el punto de vista ambiental, político, económico, territorial y tecnológico. La directora de la Fundación Empresa y Clima, Elvira Carles, explicó las conclusiones obtenidas desde el punto de vista político, además de repasar el estado de las ratificaciones del Acuerdo de París que ha realizado cada país y la elaboración de Planes Nacionales de Mitigación específicos. "El balance es muy positivo. 112 estados han ratificado y representan más del 77 por ciento de las emisiones de todo el planeta".

El físico de la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Intergovernmental Pannel on Climate Change (IPCC) del 2013, Jesús Fidel González Rouco, presentó evidencias científicas del calentamiento del sistema terrestre y explicó que los primeros seis meses de 2016 han sido los más cálidos de todo el registro instrumental desde 1880 y que las concentraciones de gases de efecto invernadero son superiores a las experimentadas en los últimos 800.000 años. "Desde 1880 hasta 2015, ha ido aumentando la temperatura y se ve esa evolución", explicó el experto.

Otra ponente, Valvanera Ulargui, directora general de la Oficina Española de Cambio Climático, se centró en los problemas de financiación de los proyectos de mitigación y adaptación al cambio climático de los países pobres. Ulargui insistió en que "siempre hay que incluir la variable climática en la sinversiones actuales donde se dirijan a tecnologías a favor del cambio climático". De problemas económicos, en concreto de cómo afectan los acuerdos climáticos a las inversiones empresariales fue el tema que centró el discursos de la directora del Centro de Estudios en Sostenibilidad de BNP Paribas Asset Management, Helena Viñes. "El coste financiero del aumento de los fenómenos meteorológicos, los cambios en la demanda y oferta en el mercado, y la pérdida de reputación por no contribuir a frenar el cambio climático" son algunos de los riesgos al que se enfrentan las empresas, según explicó la directora.

Los países africanos, que se encuentran en el grupo de los más vulnerables al cambio climático, formaron parte de la ponencia del secretario general adjunto de la Unión por el Mediterráneo, Jorge Borrego. "Dinamizar la economía circular, facilitar la integración de mercados y generar nuevas dimensiones de negocios" son algunas de las áreas en las que trabaja esta organización, que agrupa a 43 países.

La tecnología es otro de los factores imprescindibles a la hora de "descarbonizar", explicó el director de Sostenibilidad, Tecnología y Outlooks de la Agencia Internacional de la Energía, Kamel Ben Naceur. "Siempre hay que incluir la variable climática en las inversiones actuales que se dirijan a tecnologías a favor del cambio climático", explicó sobre la estrategia de desarrollo e implantación de tecnologías en el campo de la energía.

Esta jornada estuvo organizada por la Fundación Gas Natural Fenosa, que orienta sus actividades a la promoción de la información, formación y sensibilización de la sociedad en la mejora de la eficiencia energética y la innovación tecnológica en el ámbito de la energía, respetando el medio ambiente.

El gas natural, combustible indispensable
Las energías de fuentes renovables y la electrificación experimentarán un importante crecimiento en el futuro. Pero los hidrocarburos seguirán siendo indispensables en el mix energético global, al menos durante un largo periodo de tiempo.

En este escenario, el gas natural puede jugar un papel decisivo para lograr un sistema más descarbonizado, a través de iniciativas como la cogeneración en industrias y en el sector residencial, como fuente de generación eléctrica y en el transporte terrestre y marítimo, que es otro de los focos de contaminación atmosférica. Una transición energética flexible, que según el informe 'Un modelo energético sostenible para España en 2050", elaborado por Deloitte, y que, garantice, añade el estudio, el cumplimiento de los objetivos económicos y ambientales a largo plazo. Eso sí, sin olvidar que las nuevas tecnologías, que harán posible la descarbonización, tienen todavía un largo camino de maduración.

El gas natural es el combustible fósil más versátil, apto para su uso en generación, en transporte, industria y uso doméstico y es el que produce menos emisiones de dióxido de carbono, hasta en un 20 por ciento, contribuyendo así a paliar el efecto invernadero. Son algunas de las ventajas que ofrece esta alternativa económicamente rentable a los combustibles convencionales, por ejemplo en el transporte pesado y que además, podría situarse como la solución para el problema medioambiental a corto plazo en las ciudades. Además, el desarrollo tecnológico permite nuevos usos para barcos y camiones (esta alternativa es probable que se convierta en el combustible líder en el transporte marítimo en un futuro).

Hito en un terreno restituido por Gas Natural Fenosa

Las empresas se movilizan

Gas Natural Fenosa ha sido reconocida como un líder mundial por su acción frente al cambio climático, al ser incluida en el índice The Climate A List de CDP, una organización sin ánimo de lucro. La compañía ha sido reconocida por sus acciones de reducción de emisiones y mitigación del cambio climático durante el pasado año.

La estrategia que ha definido las acciones que lleva a cabo en materia de cambio climático han permitido un año más que sea reconocida como líder mundial. En 2013 y 2014 obtuvo la máxima puntación posible, colocando a la compañía como la mejor utility y líder a nivel mundial. Además, colidera el Índice CDP Climate Change Iberia 125, que incluye las principales compañías que destacan por sus acciones de cambio climático en España y Portugal, y lleva obteniendo la primera posición desde 2012.

The Climate A List está formado por las 193 empresas que han alcanzado la banda de liderazgo, reconocida como el nivel A, dentro del Programa de Cambio Climático de CDP, a través del cual 827 inversores que representan a más de 100 billones de dólares solicitan información referente al comportamiento de estas compañías frente al cambio climático. Este año, más de 2.000 empresas de todo el mundo han participado en este Programa de Cambio Climático.

Gas Natural Fenosa suscribió en 2015 dos importantes hitos globales en la lucha contra el cambio climático. Por un lado, la ratificación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y, por otro, el acuerdo alcanzado en la Cumbre del Clima de París.

El posicionamiento de la compañía frente al cambio climático pasa por la promoción y desarrollo del gas natural como la mejor energía fósil, la apuesta por las energías renovables y la eficiencia energética, el apoyo a los mercados de carbono; la innovación tecnológica y la comunicación y concienciación.

La compañía, coincidiendo con la presentación de su Visión Estratégica 2016-2020, ha revisado su objetivo de reducción de emisiones, estableciendo una reducción equivalente al 2,1 por ciento anual para el período 2012-2030. Una línea de trabajo que muestra el compromiso con la preservación de la biodiversidad y la mejora de la gestión del agua al desarrollo de todos sus negocios y actividades.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.