www.madridiario.es
Javier Esteban
Ampliar
Javier Esteban

Javier Esteban: "Queremos que los alumnos busquen en el deporte algo más que competición"

martes 19 de julio de 2016, 07:51h
Con 11.600 alumnos, 831 equipos y 7.300 partidos los Juegos Deportivos de Escuelas Católicas de Madrid son una de las ligas escolares más potentes a nivel regional. En esta entrevista, su coordinador, Javier Esteban, explica su historia, las novedades y los valores en torno a los que gira.

¿Cuándo y por qué surgieron los Juegos Deportivos de Escuelas Católicas de Madrid?

Los Juegos Deportivos de Escuelas Católicas de Madrid surgieron en el año 89. Los colegios demandaban deporte escolar y las personas que dirigían en aquel entonces la institución decidieron montar una competición que empezó con algo más de 200 equipos y hoy está en 831 después de 27 ediciones, con lo cual ha evolucionado en número y esperamos que cualitativamente también.

¿Cómo es el despliegue que se hace para que miles de niños compitan en estos Juegos Deportivos los sábados?

Este año han sido 11. 600 niños de 6 a 17 años los que han participado. La intención es que esos niños en vez de estar realizando actividades menos beneficiosas para su salud, arraiguen en su personalidad el hecho de practicar un deporte. Ellos entrenan con su colegio un par de días a la semana y luego el sábado es cuando compiten unos contra otros en toda la Comunidad de Madrid, aunque el núcleo está en la almendra de Madrid. Lo bonito es que cojan un hábito y lo asimilen para el resto de su vida, que no sea una cosa temporal y solo competitiva, sino que busquen en el deporte algo más que la competición.

¿Qué deportes practican?

Se centran en deportes de sala: baloncesto, futbol sala y voleibol. Esos son los deportes más fuertes. Luego tenemos otra oferta deportiva a lo largo de la temporada, por ejemplo, tenemos competición de judo. Nuestra competición provincial luego tiene una proyección nacional, porque ahora los campeones van a los juegos nacionales escolares EMDE, en los que compiten con los campeones de Escuelas Católicas de Sevilla, Tenerife, etcétera. Es una experiencia también muy bonita. Esos ganadores incluso tienen una proyección internacional. Este año van a Francia y competirán los campeones de nacional con niños escolares católicos de Holanda, Bélgica e incluso EEUU y Brasil.

Con tantos años de campeonatos, ¿habrán salido de esta cantera buenos deportistas?

Sí, tenemos gente que luego se ha dedicado profesionalmente a esta actividad. Recuerdo una buena tornada de jugadores de fútbol sala que salieron del Colegio Virgen de Atocha y también del La Salle San Rafael que han jugado en primera división. En voleibol y baloncesto también, lo cual siempre es un orgullo.

¿Cuál es la importancia del deporte en la escuela?

El hábito de higiene, el hábito de tener una práctica deportiva todas las semanas y, además, nosotros también le queremos dar la parte educativa que tiene que tener el deporte. Es verdad que los valores los promueven en todos los sitios, en la UEFA, la FIBA… todo el mundo habla de valores, pero nosotros queremos quedarnos en un plano más terrenal. Hay que trabajar desde la base, desde el niño que se enfada en un partido con su compañero y hay que decirle que no, “tú al banquillo o el próximo partido no juegas”. Es decir, que el deporte sirva para aprender, que sea una extensión del aula que se lleva a la cancha. Además, creemos que los niños en ese momento están más receptivos que en clase.

¿Cómo se trabaja el fair play?

Por ejemplo, en este acto de clausura de los Juegos Deportivos vamos a entregar un premio muy espectacular en cuanto a tamaño y dotado con una cantidad económica en material deportivo en el cual se valora ese gesto del fair play. El hecho de que los colegios no solo quieran ganar sino que también quieran transmitir valores en el deporte es muy difícil, porque todos los niños quieren ganar. Yo no conozco a ningún niño que juegue al fútbol y quiera perder. Es muy difícil, pero siempre se puede hacer con otro talante. Ese valor educativo es lo que queremos transmitir en Escuelas Católicas de Madrid y nuestros centros siguen esa línea.

¿Cómo se plantea la próxima temporada?

Planteamos una novedad que yo creo que a nuestros centros les va a encantar, que es el hecho de que las equipaciones cambian. La camiseta de nuestra equipación siempre ha sido reversible para que nunca coincidieran los niños de un cole y de otro. Este año vamos a dar un saltito más. La equipación va a ser reversible también para pantalón, así los árbitros van a ver mucho mejor cuál es el equipo local y el equipo visitante. Y otra cosa que han demandado siempre los colegios, que las equipaciones llevasen también el dorsal en la parte delantera, como en las competiciones oficiales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios