www.madridiario.es

Más desiguales, más pobres y con peores condiciones de vida

miércoles 25 de mayo de 2016, 15:36h

Este martes se cumplió un año desde las elecciones autonómicas y locales. Un momento adecuado para echar una mirada a la realidad social y económica de la región.

Los datos macroeconómicos nos vienen anunciando los últimos meses que el crecimiento económico es una realidad en la Comunidad de Madrid. El PIB regional cerró el año 2015 con una tasa de variación interanual del 3,8% de crecimiento, alcanzando una cifra de 203.626.450 millones de euros, como en el año 2008. Sin embargo, con los mismos niveles de riqueza, ahora somos mucho más desiguales, más pobres, y la mayoría de las personas tienen peores condiciones de vida.

Pero antes de demostrar esta afirmación con cifras, quiero evidenciar que esta recuperación no ha sido fruto o consecuencia de las políticas de austeridad aplicadas desde el año 2010. De hecho a comienzos de 2011 se salió de la recesión y se volvió a ella en 2012 gracias al austericidio practicado con entusiasmo por el PP, a exigencia de la Troika. Han sido sus políticas económicas ultraconservadoras las causas del hundimiento.

Hasta 2015 no hemos vuelto a salir. Y ha sido por factores exógenos y también endógenos, como el relajamiento de las políticas presupuestarias por las Elecciones. Esto ha traído una tregua en los recortes y una recuperación de la inversión y de los empleos públicos.

Vuelven a sonar los tambores de la austeridad para después de las elecciones. Los candidatos a las mismas tendrán que aclarar cómo quieren reducir el déficit, si a costa de recortar los derechos de la mayoría o a costa de mejorar los ingresos públicos, eliminando los regalos fiscales y combatiendo el fraude y la elusión fiscal de la minoría que detenta la mitad de la riqueza nacional.

Pero ya nada es igual. El empleo no se recupera más que débilmente y lo hace con empleo precario. Los datos del primer trimestre de la EPA de 2016 nos dicen que en la región hay 569.400 personas en paro y 333.800 lo son de larga duración. Además, 361.000 están sin prestación, habiendo caído la tasa de cobertura en 19 puntos desde 2011. Desde ese año se han destruido 28.000 puestos de trabajo netos.

La precariedad se enseñorea del futuro. En abril sólo el 17% de la nueva contracción fue indefinida, de la cual el 40% fue a tiempo parcial. El resto, el 83%, fue temporal, con un 46%, con contratos inferiores a los seis días. Los contratos de horas y de días, la rotación permanente, los despidos por vacaciones y, en suma, el cambio de un contratos fijo y de calidad por varios eventuales o parciales.

Y una consecuencia sangrante, el repunte en la siniestralidad con el aumento de los accidentes mortales. En el año 2015, 80 personas perdieron la vida trabajando en la Comunidad de Madrid. En 2016 van 26 muertes. La incidencia de las nefastas condiciones laborales a que ha conducido la Reforma Laboral no se puede esconder. Tan solo por esto, hay que derogarla cuanto antes porque es responsable de otra desgracia. El retorno de una figura que ya teníamos olvidada en la memoria colectiva, el trabajador o la trabajadora pobre. Aquel que pese a tener empleo, su salario es tan bajo que no le permite tener acceso a las condiciones mínimas de vida. Son ya casi 300.000 en nuestra región.

En 2008, la quinta parte de los salarios madrileños estaban por debajo del salario mínimo interprofesional. Hoy ya es un tercio y casi la mitad de los asalariados cobran menos de 18.000 euros. Mientras, 54.000 personas lo superan diez veces.

Visto lo anterior, no cabe extrañarse por que la pobreza se haya disparado. Si en 2008 había una de cada seis personas por debajo del umbral de pobreza, hoy es una de cada cinco. En torno a las 150.000 familias pueden estar ya precipitándose por el precipicio de la exclusión social. Y esto en una región con una renta per cápita de más de 30.000 euros. No solo indigna el sufrimiento que constatan estos datos, sino también que se siga manteniendo una política socioeconómica que es un fracaso sin paliativos

La recuperación no ha llegado a todos por igual. No podemos hablar de salida de la crisis. Es necesario un cambio profundo e integral de todos los factores. Cambios tan importantes como en las relaciones laborales, en el modelo productivo, el modelo fiscal y el de financiación, así como en la protección de las personas y de los colectivos más desfavorecidos.

Jaime Cedrún López

Secretario General CCOO de Madrid

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.