www.madridiario.es

La árida política del PP

miércoles 25 de mayo de 2016, 11:48h

El último Plan de Repoblaciones que se conoce en la Comunidad de Madrid es el del 2006-10. ¿Significa esto, que desde el año 2010, no ha vuelto a existir ningún otro Plan de Repoblación en nuestra región? Aquel Plan del 2006, se marcó tres objetivos básicos: incrementar la superficie arbolada de la región, mejorar la diversidad de especies autóctonas y luchar contra la erosión del suelo. Y para ello, se planeó reforestar 15.000 hectáreas (cien veces El Retiro), y plantar 15 millones de árboles (mil veces El Retiro). Difícil encaje.

Actualmente, los datos del balance son rotundos, de aquellas 15.000 hectáreas apenas subsisten la mitad y parcialmente reforestadas.

Para Ciudadanos Asamblea de Madrid, “lo sucedido con las repoblaciones forestales, es un ejemplo más, de mala gestión por desconocimiento de los principios básicos de la política forestal, y la consecuencia es que las inversiones públicas en repoblaciones están mal planteadas y mal gestionadas en la Comunidad de Madrid”.

Solo el desconocimiento de esta materia explicaría que, en ocasiones, se planten especies inadecuadas (alóctonas), que no son propias de la zona, abocadas al fracaso, al no ser capaces de adaptarse a las condiciones del terreno donde se ubican, tal y como ha sucedido en San Martin de la Vega, o en Rivas-Vaciamadrid, al plantarse fresnos originarios de Norteamérica o especies ornamentales como el árbol del paraíso, respectivamente, o el famoso alcornoque que plantó la ex-presidenta Aguirre en Navas del Rey.

En otros casos, lo que ha sucedido es más inexplicable todavía, al haberse replantado en zonas donde previamente ya se había replantado, creando densidades críticas que impiden su adecuado mantenimiento, como ocurre en el Soto de las Cuevas de Aranjuez.

Y la tercera categoría de errores de bulto, consiste en que al preparar el terreno previamente a la plantación (remoción del suelo), se ha arrasado con toda la vegetación autóctona existente, destruyendo el suelo propio de la zona, lo que impide la regeneración natural del terreno, como ha sucedido en Torremocha de Jarama.

Para poner fin a esta árida política, Ciudadanos propone replantear por completo la actual política de repoblaciones, escuchando a los expertos, convocando una mesa sectorial de medio ambiente, y buscar la eficiencia de cada euro invertido en reforestación. Reforestar es cuidar el suelo, y respetar el medio ambiente. Reforestar es vida.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios