www.madridiario.es
150 años del teatro Eslava (II)
Ampliar

150 años del teatro Eslava (II)

viernes 17 de septiembre de 2021, 17:09h

Los compositores Vicente Lleó y Amadeo Vives y los escritores Antonio Paso y Manuel Fernández formaron en 1906 una sociedad para explotar varios teatros, entre ellos el Eslava. Al terminar la temporada en junio de ese año, con la actuación de Loreto Prado y Enrique Chicote, la prensa publicó que, por primera vez en 36 temporadas, el Eslava había estado abierto durante diez meses seguidos con la misma empresa. Como si se hubieran conjurado para romper la racha, el teatro fue cerrado durante el verano de 1906 por el gobernador. Ordenó una revisión de las condiciones de seguridad de los teatros madrileños y dictaminó que el Eslava, entre otros similares, no podía seguir abierto. Se realizaron algunas obras de importancia y finalmente el 8 de diciembre de 1906 pudo reabrir con una compañía encabezada por Pablo Arana.

De La corte de faraón a Lorca

Vicente Lleó, en su doble condición de empresario y compositor, logró el año 1910 un éxito extraordinario: La corte de faraón, de Perrin, Palacios y música del propio Vicente Lleó. La temporada del estreno se llegaron a dar más de setecientas representaciones. Esta disparatada comedia musical sigue reponiéndose periódicamente.

En esta época -verano de 1911- Lleó realizó otra importantísima transformación del teatro proyectada por Eduardo Sánchez Eznarriaga. Pasó a tener entonces casi 1.200 localidades

En la temporada otoñal de 1913, en plena hegemonía de las variedades, se hizo empresaria la famosa cupletista Aurora Jaufret La Goya.

El director y dramaturgo Gregorio Martínez Sierra

Además de su popularidad gracias al género chico y a las variedades, el Eslava aparece en la historia del teatro español gracias al escritor Gregorio Martínez Sierra y a la actriz Catalina Bárcena, que encabezaba la compañía cómico-dramática conocida como Teatro del Arte. Ellos fueron los introductores del joven Federico García Lorca en el teatro. Lo habían conocido en Granada y se le ofrecieron estrenar en el Eslava su primera obra: El maleficio de la mariposa. El 22 de marzo de 1920 debutaba el nuevo dramaturgo sin ningún éxito. Solamente se realizaron cuatro representaciones. Martínez Sierra estuvo como empresario hasta mayo de 1926. En esos años estrenó, como autor y director, comedias como Amanecer, El corazón ciego, Torre de Marfil o Cada uno con su vida. También dio entrada a autores como James Barrie, Ibsen, Concha Espina, Bernard Shaw… Durante una década el Eslava olvidó su ya prolongada historia de géneros frívolos, compitiendo con un teatro de calidad con rivales como el Español, el Lara o el María Guerrero.

En esa época también fue el Eslava escenario -no teatral- de una tragedia. El 2 de marzo de 1923 la compañía se encontraba ensayando a primera hora de la tarde la obra El capitán sin alma, de Antón del Olmet. Poco después de las dos de la tarde se presentó otro autor, Vidal Planas, socio y amigo del anterior. Cuando se encontraron, se encerraron a discutir en una habitación. En el transcurso de la disputa, Vidal Planas mató de un tiro a su colega. La prensa dedicó abundante espacio al suceso provocado, al parecer, por los celos que el asesino tenía de su colaborador y amigo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios