www.madridiario.es
Una de las excavaciones en el Valle de los Neandertales.
Ampliar
Una de las excavaciones en el Valle de los Neandertales. (Foto: MDO)

El hogar de los neandertales: así será el centro de interpretación de Pinilla del Valle

domingo 26 de julio de 2020, 09:06h

Quienes conocen Pinilla del Valle como un pequeño pueblo que recibe cientos de visitantes los fines de semana, muchos de ellos ignoran que en torno al embalse, en el Valle del Lozoya, los neandertales vivieron hace muchos milenios. En sus orillas bebían los animales y este espacio dio refugio, con sus pequeñas cuevas, a una población que hoy en día podemos conocer de su existencia gracias a los restos encontrados en los yacimientos paleontológicos. "Aquí vivían en un entorno paradisiaco", explica Enrique Baquedano (Soria, 5 de mayo de 1958), director del Museo Arqueológico de Madrid y codirector de las excavaciones en el Valle de los Neardentales.

Este enclave se convierte en un lugar excepcional para el estudio del universo neandertal y forma parte del reducido grupo de los que contienen restos paleantropológicos de esta especie en España y en Europa. Esta característica y el trabajo del equipo multidisciplinar encargado de la excavación y el estudio han hecho de este yacimiento un referente. "Tenemos en este valle mucha información que se convierte en la mejor ventana al pasado", subraya el experto arqueólogo. Una ventana que se abre a los visitantes para mostrar los modos de vida y formas de interacción de la especie.

Entre estos yacimientos arqueológicos cuaternarios, el primero de los cuales, conocido como la Cueva del Camino, fue descubierto en 1979. Las excavaciones realizadas desde entonces y hasta 1989 permitieron encontrar valiosos restos faunísticos fósiles, así como dos molares de la especie Homo neanderthalensis. Todos estos yacimientos contienen, además de restos antropológicos de neandertales, algunas de las asociaciones de fósiles de vertebrados del Pleistoceno Superior
más completas de la Península Ibérica, lo que unido a los datos paleobotánicos y geomorfológicos, está permitiendo reconstruir la evolución del paisaje y el clima del pasado en esta región.

Desde hace más de 100.000 años, mamíferos y peces habitan el Valle Alto del Lozoya junto con los homínidos, de los que se han recuperado varios molares entre los yacimientos y utensilios líticos. Además, el hecho de que algunos restos se encuentren quemados y fracturados reflejan que el ser humano utilizaba con frecuencia el fuego y además utilizaba herramientas de piedra en su vida cotidiana. "La excelente situación de este valle facilitaba a sus habitantes agua en abundancia, comida diversa, cavidades para alojarse y mucha leña para mantener sus hogares", relata Baquedano.

Las especies mejor representadas son, entre los herbívoros, los gamos, los caballos, los ciervos y el bisonte europeo. Los carnívoros están representados por un gran núemero de especies, entre las que destacan por su abundancia las hienas manchadas y el oso pardo. Entre los micromamíferos se ha documentado varios grupos de roedores entre los que destacan topillos, ratón de campo y puerco espín entre otros. Baquedano confirma la enorme industria musteriense que ha sido hallada en el valle: "No hay otro sitio en el mundo donde en una cueva descubierta se hayan encontrado tantos trofeos de caza -las cabezas, el resto del animal lo consumían los antiguos pobladores-".

"No fue un asentamiento estacional. Disponían de todo a lo largo del año"

Tras el parón impuesto por la crisis del coronavirus, la Comunidad de Madrid ha vuelto a abrir al público el Valle de los Neandertales. De nuevo, se recuperan los recorridos guiados para todos los públicos, preferiblemente a partir de los ocho años. La visita requiere cita previa y supone un recorrido de cuatro kilómetros. La ruta sale de Pinilla del Valle bordeando el embalse. Una vez en el Calvero de la Higuera, comienza el recorrido guiado por los yacimientos -Cueva del camino, Cueva Des-cubierta, Cueva de la buena pinta y Abrigo de Navalmaíllo-, a cargo de miembros del equipo de investigación del proyecto, que muestran al público cómo era la forma de vida de los neandertales, así como el antiguo ecosistema en el Valle del Lozoya. Un agradable paseo que se realizará siguiendo las reglas impuestas por la crisis sanitaria actual. El obligado el uso de mascarilla, mantener la distancia social y está prohibido manipular cualquier objeto.

Las visitas tendrán lugar hasta el 15 de agosto, fecha en la que comenzarán de nuevo las excavaciones arqueológicas en estos yacimientos, declarados Bien de Interés Cultural, en la categoría de Zona Arqueológica y Paleontológica. Durante un mes, cerca de un centenar de arqueólogos, paleontólogos y geólogos trabajarán para profundizar en la economía del Homo neanderthalensis, así como para desentrañar las claves del comportamiento de los primeros pobladores de la región.

Un espacio de interpretación e investigación

Para comprender realmente cómo vivieron estos antepasados y acercar de manera más didáctica la importancia de los Neardentales, la Comunidad de Madrid construirá un Centro de interpretación del Valle: "El proyecto arquitectónico ya está elaborado, solo falta el proceso burocrático y administrativo". Con el sueño que comience su construcción antes de que finalice el año y que pueda convertirse en una realidad, Baquedano explica la situación estratégica de este espacio, situado en el núcleo urbano de Pinilla del Valle, justo enfrente de los yacimientos: "Desde una terraza se podrá disfrutar de las excavaciones".

"El primer cráneo de rinoceronte que encontramos fue un milagro"

Servirá de recepción a los visitantes y será un espacio donde se podrán exhibir los moldes de los originales de las piezas halladas en el yacimiento, acompañados por paneles explicativos, vídeos y otros recursos museográficos que harán más comprensible el proyecto. Se prevé, además, la construcción de dos salas de exposiciones, almacenes, puestos de investigación y una sala para limpieza, catalogación y restauración. Entre los tesoros que podrán contemplarse figurarán los cráneos de rinocerontes encontrados: "El primer cráneo completo que encontramos en una cueva sin techo y a la interperie fue un auténtico milagro". Rosendo llamaron a ese hallazgo milagroso que todavía recuerda Baquedano con emoción.

Este centro vendrá a completar una valiosa información que resulta mejor explicada con este tipo de recursos si se tratan de yacimientos paleolíticos: "Al ver solo restos de las cavidades, es complicado hacerte una idea de lo que fue el pasado". Sin embargo, con un espacio interpretativo como el que se contruirá en Pinilla del Valle, la historia de los antepasados conseguirá una lógica "imprescindible" para apreciar la arqueología, paleontología y geología.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios