www.madridiario.es
Plan de vacunación contra el Covid-19, en una imagen de archivo.
Ampliar
Plan de vacunación contra el Covid-19, en una imagen de archivo. (Foto: COMUNIDAD DE MADRID)

Una estrategia integral para luchar contra la pandemia

Por MDO
jueves 21 de enero de 2021, 11:59h

Una treintena de expertos consideran que la estrategia actual, basada "exclusivamente" en la "convivencia" con el coronavirus, es "mejorable" por lo que plantearon en el mes de agosto un plan complementario, que entre otras cosas apuesta por al menos un rastreador por cada 4.000 o 5.000 habitantes y sobre todo, por la prevención.

Entre los expertos que firman el documento #unaestrategiaintegral se encuentran médicos, virólogos, epidemiólogos, microbiólogos y economistas españoles como Adolfo García-Sastre, Miguel Sebastián, Santiago Moreno, Jesús Sánchez Martos, Juan José Badiola o César Carballo, entre otros. Persigue como objetivo contribuir en "la consecución de una gestión eficaz" con una serie de propuestas basadas en la detección predictiva, marcando "como diana de estudio" a cualquier persona antes de que pueda o no manifestar síntomas.

Todos los profesionales que componen el grupo acordaron en ese momento varios puntos clave:

1. Debía ser una estrategia planteada desde un punto de vista técnico, alejada de la crítica a ningún elemento político que pudiese ser malinterpretada, y que hiciese que la estrategia perdiese credibilidad. Con ese objetivo el documento final fue revisado y se eliminó cualquier comentario que pudiese resultar crítico hacia cualquier partido político.

2. Debía basarse en un método científico de consenso, por lo que elegimos el método DELPHI, y redactar las conclusiones a las que se hubiera llegado, ya tuviesen un consenso amplio o no.

3. Debía basarse en la revisión crítica de la estrategia planteada y en la mejora continua, es decir, plantear con el tiempo críticas a la propia estrategia e implantar mejoras en base a nuevas evidencias disponibles.

Ahora que nos encontramos inmersos en una tercera ola en toda Europa, establecer medidas que la frenen de forma precoz en nuestro país, serviría para colocarse como referente en la lucha contra la pandemia. Para eso, los expertos instan a escuchar a los científicos, que pueden aportar soluciones novedosas basadas en la experiencia y en la evidencia disponible, y que servirían para colocar a España como modelo a seguir.

Por otro lado, es una estrategia a medio plazo, es decir, deberá ser una estrategia que se implemente en los próximos meses, y que sirva para llevar una vida lo más aproximada a la normalidad, hasta que se produzca la deseada disminución extrema del número de contagios con la vacuna, pero además, debería servir para prepararse ante futuras amenazas biológicas que pueden atacarnos en un futuro.

Este documento persigue un objetivo claro, proteger a la población, lo que significa ser muy agresivo en la detección de casos diarios y disminuir la incidencia acumulada, tener la mínima cantidad
de casos que se conviertan en hospitalizaciones, UCIS y fallecimientos, hasta que llegue las aproximaciones terapéuticas y/o las vacunas que consiga variar la estrategia de convivencia
“agresiva” hacia una prevención vacunal. Y la estrategia no entra a valorar la campaña de vacunación dado de que se empezó en octubre cuando todavía no era una posibilidad real.

Recomendaciones estratégicas

Contiene cinco recomendaciones clave: sobre el uso de mascarilla, distanciamiento e higiene de manos; sobre detección precoz; sobre el uso de la tecnología; sobre la realización de las pruebas PCR; y sobre actividades complementarias de prevención de la infección.

En cuanto a la detección, concreta que la unidad territorial en la que se basa es la zona básica de salud, pudiéndose considerar como tal el área sanitaria, coordinada por una nueva Agencia Estatal de Salud Pública en cogobernanza con las comunidades. El documento estima que en España se debe cumplir el ratio de al menos un rastreador por cada 4.000 o 5.000 habitantes y aconseja que se trate de voluntarios formados "no sustraídos" del sistema de salud y la contratación de personal en paro.

También defiende el estudio de las aguas residuales/fecales "de manera semicontinua" -continuas, y automáticas en la medida de lo posible, en días alternos-, sectorizadas por barrios o cuencas de saneamiento para que, "de forma efectiva y precoz, se puedan detectar fragmentos genómicos y estimar la carga viral probable en dicho sector".

Otra de las recomendaciones que consideran importantes los firmantes de la estrategia es la de asegurar la capacidad de realización de PCR y pruebas serológicas: contar con una capacidad suficiente de pruebas para hacer controles masivos.

Propone la creación de un dispositivo rápido de intervención para cribaje masivo por PCR -cuando la pandemia se encuentren una determinado punto- liderado por Sanidad en consenso con las autonomías, y en el que los expertos aconsejan "la participación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado".

En cuanto a las mascarillas, sostiene que mientras haya focos de transmisión comunitaria en el país su uso "debe ser universal, con obligación de llevarla en cualquier espacio público". Y concreta que si la incidencia acumulada -casos diagnosticados en los últimos 7 días por 100 mil habitantes- es menor de diez en la comunidad, estará recomendada en espacios públicos abiertos, donde se garantice una distancia mínima de metro y medio entre personas, pero obligatoria en cerrados. Si la incidencia acumulada es mayor de diez, la mascarilla será obligatoria tanto en espacios abiertos como cerrados.

Implementar el control y desinfección de espacios públicos, sobre todo en las zonas básicas de salud con aumento de casos o degradación de los indicadores cuantitativos propuestos y la publicidad y campañas de información y concienciación periódicas, especialmente dirigidas a los jóvenes, son otras de las recomendaciones que subraya el documento.

Consulte el documento 'Una estrategia integral'

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios