www.madridiario.es
Ángel Martínez y Estela Socuéllamos, propietarios y trabajadores de 'The Doger Bar'
Ampliar
Ángel Martínez y Estela Socuéllamos, propietarios y trabajadores de 'The Doger Bar' (Foto: Chema Barroso)

'The Doger Café', un bar de adopción 'pet friendly' en el corazón de Madrid

Un café para dar una segunda oportunidad a perros sin hogar

sábado 08 de febrero de 2020, 09:08h

'The Doger Café' es un espacio ubicado en el madrileño barrio de Delicias en el que mascotas y personas conviven relajadamente. Importa un modelo de negocio pionero en España llamado ‘Pet Friendly’, en el que los clientes pueden disfrutar de un desayuno o merienda en compañía de su mascota y de otros graciosos peludos. Funciona también como un centro de cuidado y adopción de animales que en su mayoría fueron abandonados y que ahora corretean por el local, jugando con todo el mundo, en busca de un hogar.

“La idea de todo esto es, sobre todo, buscarle una casa de acogida, una familia a los cachorritos que tenemos aquí”, explica Ángel Martínez, uno de los dos socios fundadores del local que además se encarga de los cuidados de los pequeños día tras día y de atender a la clientela. Vienen de diferentes protectoras con las que colaboran, como ‘Animalcazar’ de Ciudad Real, que tiene “un espacio limitado y unos recursos también limitados”, a las que tratan de liberar esos “pesos de trabajo, económico y también de espacio”.

El local, que con apenas dos meses desde su apertura ha recibido gran cantidad de visitas de medios y vecinos, se encuentra dividido en varias salas: la parte del café, espacio común donde “la gente puede venir con su mascota” y además jugar con los animales que se encuentran en adopción. Al fondo se encuentra la sala de adopción, donde duermen los perros: “Aquí están bien mantenidos y los criamos como si fuesen nuestros”, apunta Ángel. Hay otra sala en la parte inferior que quieren convertir en una zona para dar “charlas, cursos con niños de adiestramiento y demás para que también la gente se conciencie”, explica Estela Socuéllamos, socia y fundadora del negocio y encargada de la logística y gestión de compras.

Desde el 30 de noviembre han dado en adopción una camada de cuatro cachorros. Uno de ellos, de hecho, fue acogido de los dueños del local, que lo describen como “un perrito muy especial”. Explican sobre la acogida del negocio que “la gente lo ha apoyado mucho y nos sentimos muy bien arropados”.

Una negocio pionero en España

La idea de montar un negocio de este tipo se fraguó después de un viaje a Tailandia. “Allí está normalizado y funciona perfectamente, sobre todo porque en países asiáticos es algo que está muy de moda”, explica Estela. Al volver, vieron que el anterior Doger Café en Madrid había cerrado y se lanzaron con esta idea. “Ahora mismo en Madrid somos los únicos que convivimos con cachorros”, concluye. "Hay otros locales con ideas parecidas” pero en muchos “ponen límites”, por ejemplo, a perros grandes.

Explica que en España "el tema del paso de animales a un sitio público, como una cafetería o centros comerciales, va muy poco a poco". Afirma que "es algo que se ve muy diferente todavía”. Por eso decidieron abrir este negocio en Delicias:"Un barrio muy animalista y con mucha gente que busca venir a tomarse un café, a merendar y con su perrito”, apuntan los socios.

Un aprendizaje por partida doble

Otra ventaja que supone este lugar es que el contacto con estos peludos genera una visión más clara y abierta sobre lo que supone el abandono de animales. “En algunos casos lo han pasado muy mal; vienen de la calle y necesitan una atención especial”, explica Estela sobre los pequeños canes. “En una protectora los perros reciben muy poca atención y el día de mañana pueden tener problemas de sociabilización”. Sin embargo, "ese problema no lo tenemos, porque a estos perros les encanta jugar y aprenden a tratar con personas mayores, muchos niños…”.

Desde 'The Doger Café' explican que quieren que "la gente aprenda con ello las consecuencias que tiene”. Aclaran que "no quiere decir que no vayan a ser felices”, sino más bien todo lo contrario. “Acaban siendo las mascotas del local, están acostumbrados a pasearse por ahí, tienen sus juguetes y su espacio”, hasta que encuentren una familia.

Futuro del proyecto

“La idea es tener también un equipo de adiestradores, guarderías de día, peluquerías caninas… Y que la gente que venga con su perro o a jugar con los cachorritos puedan también contratar esos servicios”, comentan sobre el recorrido de este negocio, al que dedican todo su cariño e ilusión.

También han habilitado un espacio en la entrada donde la gente "puede depositar sus donaciones". Aceptan desde colaboraciones económicas hasta materiales: "Camitas, platitos, mantitas, el pienso de gatos o perros que ya no utilicen sus dueños", aclara Ángel; o cualquier cosa que pueda ser de utilidad para las protectoras, a las que se entregarán las donaciones "de manera totalmente íntegra". Y, por encima de todo, buscan casa de acogida, ya sean "temporales" o definitivas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios