www.madridiario.es
    13 de noviembre de 2019

Paloma Martínez Ruiz

Los afectados por el síndrome de Asperger y por trastornos del espectro autista son dos de los colectivos que más sufren el acoso social en entornos como los centros escolares y laborales. Su incapacidad para comunicarse y crear vínculos con otras personas les convierten en un blanco muy vulnerable. La Comunidad de Madrid desarrolla una serie de medidas para prevenir el acoso y potenciar la inclusión de estas personas, mediante formación, cooperación entre familias, alumnos y escuelas y campañas publicitarias.

  • 1