www.madridiario.es
El sofá, mucho más que un simple mueble
Ampliar

El sofá, mucho más que un simple mueble

Por MDO
lunes 19 de julio de 2021, 16:24h

Algunas de las nuevas costumbres que están afianzándose, como quedarse en casa a ver un maratón de series o reunirse allí con los amigos en lugar de salir a la calles, están convirtiendo al sofá en el auténtico rey del salón.

De esta forma, este mueble no solo es la estrella del salón por su tamaño, sino también por el uso que se le da. Por ese motivo, es cada vez más importante acertar a la hora de elegir el más apropiado para cada casa. En resumidas cuentas, deben tenerse en cuenta factores como el tamaño de la estancia, el número de personas que lo van a utilizar y, claro está, el estilo personal.

Por fortuna, cada vez existen más tiendas en las que encontrar el sofá perfecto. Las más destacadas, como Sofassimo, permiten ver su amplio catálogo en su página web para hacerse una idea previa de su oferta. Después, lo mejor es acudir presencialmente a la tienda para ver en persona todos los modelos y comprobar cómo se podrían adaptar a cada casa.

Importancia para la salud

Además de su aspecto práctico, un sofá también es un elemento que repercute en el bienestar de sus usuarios. La elección incorrecta de un mueble con una ergonomía inadecuada va a acabar afectando de manera negativa a la salud, ya que las malas posturas son una de las causas principales del dolor de espalda, por solo poner un ejemplo.

Por otra parte, también hay que tener en cuenta el material de fabricación. Algunos de ellos pueden resultar ser nocivos o, incluso, contener algunas sustancias potencialmente cancerígenas. Para evitar este riesgo, es fundamental acudir solamente a tiendas de reconocido prestigio y calidad.

Las características ideales de un sofá para que no tenga un efecto negativo en la salud van desde que tengan una firmeza intermedia a que se acomode a la anatomía humana. No es infrecuente que al sentarse en uno de estos muebles parezca muy cómodo, pero que termine resultando todo lo contrario cuando pasan las horas.

Para asegurarse de que esto no va a ocurrir conviene tener algunos aspectos en cuenta:

- Con la espalda reposando por completo en el respaldo se debe llegar al suelo con toda la planta del pie y no quedar colgando.

- Las rodillas deben poder flexionarse sin ninguna presión.

- El asiento no debe hundirse cuando alguien se siente. Si las rodillas quedan más elevadas significa que la posición no es natural.

- Los mejores sofás incluyen un respaldo extra para la zona lumbar. En caso contrario, es probable que aparezcan dolores en los riñones.

Aprovechar el espacio

Los que estén buscando sofás en Madrid saben que una de las principales dificultades es encontrar mobiliario que se adapte a la perfección al tamaño del salón. En los pisos modernos es habitual que las estancias sean pequeñas y aprovechar el espacio disponible es fundamental para sacarle el máximo provecho.

Antes de acudir a la tienda es importante medir con precisión el salón para acertar con el modelo que mejor se adapte. Además, también es fundamental tener en cuenta el número de personas que van a usar el mueble.

Las familias grandes, por ejemplo, pueden decantarse por un sofá de mayor tamaño o por una chaise longue para asegurarse que todos van a encontrar asiento. Si no, siempre pueden recurrir a asientos auxiliares o a alguna butaca.

Otra posibilidad que está adquiriendo mayor popularidad en los últimos años es el sofá modular. Estos están compuestos por módulos que se pueden colocar en diferentes posiciones, lo que ofrece una gran flexibilidad de adaptación a todo tipo de salones y situaciones.

Marcar el propio estilo

La decoración del hogar, incluidos los muebles, no puede desligarse del gusto y el estilo de sus habitantes. Hoy en día, los diseñadores de sofá han creado una amplia gama de modelos, por lo que todos van a poder encontrar el que mejor se adapte a su propia visión estética. Así, se pueden encontrar sofás clásicos, piezas minimalistas o modelos más atrevidos y rompedores.

Esta oferta no solo se limita a la estructura de las piezas, sino que también afecta a la tapicería. En este aspecto, son cuatro los puntos principales a tener en cuenta: el diseño, el color, la textura y, especialmente, la limpieza. Tampoco se debe olvidar la importancia del material, ya que una elección desacertada puede provocar que el verano se convierta en una pesadilla por el sudor.

Relacionado con lo anterior, tanto el material como la tapicería deben ser resistentes para que la compra dure muchos años. Los sofás de tela suelen ser muy duraderos, al igual que los de cuero o piel, pero el mantenimiento es bastante más complicado.

Una buena estrategia es plantearse la compra del sofá como una inversión. Como es bien sabido, lo barato puede acabar saliendo caro y la calidad se amortiza en poco tiempo.