www.madridiario.es
¿Qué diferencia a los test de antígenos con los otros tipos?
Ampliar

¿Qué diferencia a los test de antígenos con los otros tipos?

Por MDO
viernes 29 de octubre de 2021, 17:18h

Las investigaciones con respecto a la COVID-19 no han cesado desde que la pandemia irrumpió en nuestras vidas en 2020. No obstante, y a pesar del curso acelerado en pandemias que todos hemos recibido en el último año, nos siguen ocasionando dudas los diferentes test existentes en el mercado para su detección. Es importante conocerlos un poco más y, de esta manera, sabremos cómo combatir mejor el virus.

No podemos olvidar las palabras del director general de la OMS, Tedros Adhanom, cuando el 16 de marzo de 2020 insistió en encomendar una clara y contundente tarea al mundo: “Tenemos un mensaje simple para todos los países: test, test, test”. Lo cierto es que esta frase se convirtió en todo un augurio, pues esta sencilla herramienta se ha convertido en la más eficaz para hacer frente al virus.

Desde entonces son continuas las investigaciones para lanzar al mercado pruebas de detección sencillas que, incluso, pudieran ser manejadas por la propia población con resultados fiables. Uno de estos test más demandados ha sido el test de antígenos que se despacha en cualquier farmacia, y a los que podemos acceder para resolver nuestras dudas.

No obstante, es cierto que nos cuesta determinar su funcionamiento y qué diferencias presenta con respecto al resto de pruebas. Así, tanto el test de antígenos como las pruebas PCR se han revelado como uno de los métodos más seguros para detectar la presencia del virus en una persona. En concreto, ambas pruebas necesitan extraer una muestra de la mucosa nasofaríngea del paciente. No obstante, los resultados en una PCR no se obtienen hasta pasadas cuatro y cinco horas en la mayoría de casos, mientras que el test de antígenos no tarda más de 15 minutos.

En cambio, pruebas como los test serológicos o de anticuerpos buscan precisamente confirmar que nuestro organismo cuenta con la debida protección frente a la enfermedad. Por lo tanto, si nos hemos vacunado o ya hemos superado el virus de la COVID-19, es posible que ofrezca un falso resultado positivo, puesto que detecta la presencia del anticuerpo.

Aunque las vacunas están de nuestro lado, no debemos olvidar la importancia de los test y el aislamiento de los casos sospechosos para frenar la cadena del contagio. Desafortunadamente, la inmunidad de rebaño no ha sido posible (un 78,6 % de la población cuenta con la pauta completa) y la irrupción de nuevas variantes resta eficacia a las actuales vacunas.