www.madridiario.es

Diario de una pesadilla 9 de mayo

sábado 09 de mayo de 2020, 13:39h
Este sábado con nubes y bajada de temperaturas nos pone de nuevo ante la disyuntiva de si salir o no salir hoy de casa. Todavía no tengo bien organizado el regreso tras pisar las calles. Estoy dándole vueltas a qué hacer para no entrar con los zapatos dentro de mi domicilio. Tampoco encuentro calzas como para solucionarlo de una vez. Sí que he podido arreglar lo de la mascarilla. Ya se venden en centros comerciales y en farmacias. Es extraordinario porque ya te las dan abiertamente y no como si fueran de estraperlo. ¡Por fin! Es más, desde el lunes, los madrileños podremos recoger gratis mascarillas FFP2. Sólo tendremos que presentar la tarjeta sanitaria. Para las 600.000 personas que no tienen tarjeta, podrán adquirir el material presentando el DNI o NIE. Así lo ha anunciado la presidenta Isabel Díaz Ayuso. Gran noticia en este fin de semana. Según Fernando Simón, el director del Centro de Emergencias, estas mascarillas que se van a entregar en Madrid son para personas sanas. Las quirúrgicas de un solo uso son mejor para las personas que están contagiadas. También ha añadido que es una medida “fundamental”. Recordamos que hace solo dos semanas las autoridades sanitarias y políticas decían que era “aconsejable”. Bueno, ahora, es fundamental y obligatorio si se va en transporte público. ¡Ya era hora!
He hablado con uno de los asesores de Madrid en esta crisis y catedrático y director del Centro de Encefalopatía y Enfermedades Transmisibles de la Universidad de Zaragoza, Juan José Badiola, que cree que en el mes de julio ya veremos la luz en esta crisis. No habrá vacuna pero asegura que sabremos cómo dominar al virus. Insiste en que la distancia social va a ser nuestra mejor aliada para vencer esta pandemia.

Por otro lado, continúan los experimentos para dar con anticuerpos que anulen al virus dentro de nuestras células. Confío mucho en los trabajos de Japón, Alemania e Israel. Nosotros en España estamos volcados en la solución definitiva, la vacuna, y ahí sí que habrá que esperar algunos meses más.

Mientras tanto, seguimos con el curso de nuestra vida. Aprendiendo a gestionar el miedo y a vivir en nuestros hogares. Pienso que no valorábamos suficientemente todo lo que teníamos. De todo esto saldremos mejores personas, sabiendo anteponer qué es lo verdaderamente importante de lo superfluo. ¡Mucho ánimo en esta travesía del desierto!¡Ya falta menos!
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios