www.madridiario.es

Hartazgo

viernes 24 de abril de 2020, 09:09h

Seguimos pasando los días. Y ya no me gusta decir un día menos, porque todos comienzan a ser un día más.

Ya empezamos a estar cansados, en ocasiones enfadados, tristes, apáticos... ¡Hartos!

Buscamos esa energía que teníamos los primeros días y por mucho que nos empeñemos no la encontramos. Y encima, nos miramos al espejo y cada vez nos cuesta más reconocernos. Y es que el COVID 19 se ha metido de tal manera en nuestras vidas, que nos ha cambiado hasta la imagen. Y por si fuera poco, las noticias y lo que vemos a través de nuestras pantallas cada vez nos gusta menos y nos desconcierta y nos cansa más.

Estamos hartos de estar bien, de hacer como si no pasara nada. Hartos de estar en casa, de no salir. Hartos de ver llover. Hartos de salir al balcón. Hartos del Resistiré”. Hartos de ser padres, profesores y multitarea. Hartos de las mismas caras, de las mismas conversaciones. Hartos de los nuestros. Hartos de vernos con la misma ropa. Hartos de pensar cada día qué comemos y qué cenamos. Hartos de la repostería y de cocinar. Hartos de limpiar. Hartos de estar conectados pero incomunicados. Hartos de llamadas y de videollamadas. Hartos de memes. Hartos de que nos pidan responsabilidad quien no es capaz de asumir la suya. Hartos del tono paternalista. Hartos de que nos den las gracias por nuestro comportamiento. Hartos de comparecencias eternas. Hartos de rectificaciones. Hartos de palabras vacías. Hartos de oír hablar de fallecidos sin que sean capaces de honrarlos, ni vestir el país de luto. Hartos de que los sanitarios sigan sin el material imprescindible para velar por su seguridad. Hartos de que nos pidan sacrificio quienes deberían ser los primeros en dar ejemplo. Hartos de pagar impuestos como si nada pasara. Hartos de que nos digan cuáles son las noticias que valen y las que no, como si no tuviéramos criterio. Hartos de que con este desgaste nos estén haciendo inmunes. Hartos de no confiar. Hartos de la incertidumbre. ¡Hartos de estar hartos!

¿Y qué hacemos ante tanto hartazgo? Porque creo que ya no nos funcionan ni las frases de motivación, esas que antes del confinamiento le ponían solución a todo: Olvídate de lo negativo y enfócate en lo positivo. Una mente negativa jamás te dará una vida positiva. Nuestra vida es nuestra actitud. La paciencia no es la capacidad de esperar, sino la habilidad de mantener una buena actitud mientras esperas. “”Nunca te rindas, a veces la última llave es la que abre la puerta. Lo único imposible es aquello que no intentas. Todo lo que necesitas para ser feliz, se encuentra al otro lado del miedo. Persiste, si todo fuera fácil, cualquiera lo lograría. Eso por no hablar de la Resilienciaque últimamente era como la varita mágica...

En fin, que creo que lo único efectivo para dejar de estar hartos, o al menos tan hartos, será mentalizarnos de que es verdad que ya queda menos que cuando empezó todo esto. Y vivir el día a día, sin ir más allá, porque visto los visto, nadie sabe qué va a pasar. Y también puede ser efectivo desahogarnos y gritar nuestro hartazgo y si tenemos que reconocer que esto es un rollazopues lo hacemos, que no pasa nada y además nos vamos a quedar mejor.

Por eso cuando esto pase, que pasará... Recordaremos que hubo un virus que se instaló en nuestras vidas y que era pesado, muy pesado. Y que se empeñó en jugar al desgaste con malas noticias, rectificaciones, fechas de salida que se iban prorrogando, enfermedad, muerte, desolación, separación, incertidumbre... Pero que, a pesar de todo, no cumplió su objetivo. Porque entendimos que quien había escrito las frases mágicas que en otro momento nos ayudaban a salir, no había pasado por una situación como esta, ya que no tenía precedentes. Y fue entonces, cuando nuestro hartazgo nos hizo ser capaces de escribir nuestro propio manual de supervivencia para salir y lograr vivir.

Esther Ruiz

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios