www.madridiario.es

Oficina de vergüenzas perdidas

Por Ángel del Río
jueves 08 de julio de 2021, 11:17h

Casi 90.000 artículos extraviados permanecen durmientes en los 27 kilómetros de estanterías de la Oficina Municipal de Objetos Perdidos, a la espera de ser reclamados por sus olvidadizos o despistados dueños. Si éstos no lo hicieran, pasado el plazo establecido, podrán se reclamados por las personas que los encontraron, y si así no fuera, pasarían a propiedad municipal.

Normalmente, casa año los madrileños, y quienes no visitan, pierden cerca de 70.000 objetos, algunos de ellos tan inverosímiles como una silla de ruedas, un saxofon o una urna funeraria con sus cenizas dentro. Muchos son los que extravían y pocos los que reclaman. La pandemia ha tenido sus efectos, y en este último año, se han perdido menos cosas, se han extraviado menos objetos. Cuando baja la movilidad, disminuyen los objetos perdidos. Dicen que a san Antonio se le invoca y reza por las cosas perdidas. Este santo tiene que echar horas extra por culpa del despiste de muchos ciudadanos.

Se habla también en estos días de la existencia de una Oficina de Vergüenzas Perdidas, cuyo material almacenado ocupa cada día más volúmen en las estanterías de la sociedad española, y que nadie se atreve a reclamar, no vuya a ser que le devuelvan lo requerido y haber que hace con ello.

Dicen que se ha perdido una estimable cantidad de vergüenza en los parajes conocidos como Altos de la Moncloa, y que quizá haya ido a parar a tierras catalanas. Se ha perdido también una valiosa colección de sentido de Estado, que alguien olvidó en unos bancos de color azul, como también se han extraviado muchos paquetes de dignidad, en esta ocasión, cerca de la sierra, en las inmediaciones de Galapagar. Se busca, por tratarse de una pérdida irreparable, el concepto de separación de poderes, aunque hay pocas esperanzas de recupararlo. Pero el mayor número de objetos perdidos de una misma especie, ha sido la confianza, olvidada por la zona de Moncloa, Ferraz, Carrera de San Jerónimo y aledaños.

Cualquiera puede reclamar en la Oficina de Vergüenzas Perdidas, pero su recuperación se antoja complicada.



Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios