www.madridiario.es
Sentados en una mesa de un ruidoso bar de Lavapiés, el asesor del concejal al que ya conocimos y una joven pizpireta, risueña y energética, con cara y media melena de “kale borroka”, no muy alta, de formas generosas y bien proporcionadas, compartían cervezas y un plato de boquerones y patatas fritas.
Ampliar
Sentados en una mesa de un ruidoso bar de Lavapiés, el asesor del concejal al que ya conocimos y una joven pizpireta, risueña y energética, con cara y media melena de “kale borroka”, no muy alta, de formas generosas y bien proporcionadas, compartían cervezas y un plato de boquerones y patatas fritas.

Capítulo 10: 'El grupo'

- Pitu, la verdad es que son realmente un grupo peculiar. Tener pinta de políticos profesionales, la verdad, no tienen. Para lo bueno y para lo malo ¿eh? Además de tu concejal, hay de tó

- Desde luego. Y tú, ¿cómo es que has acabado aquí, de jefa de

comunicación, nada menos?

Sentados en una mesa de un ruidoso bar de Lavapiés, el asesor del concejal al que ya conocimos y una joven pizpireta, risueña y energética, con cara y media melena de “kale borroka”, no muy alta, de formas generosas y bien proporcionadas, compartían cervezas y un plato de boquerones y patatas fritas. En el suelo, un patinete plegado evidenciaba el toque ecologista de su dueña.


- Pues, ya ves, después de haber ofrecido el puesto a varias vacas sagradas del periodismo progresista (que amable rechazaron pasar al lado oscuro, como ellos le llaman) me han escogido a mí.

- ¡Qué guay! ¿Y cómo te está yendo? Ya llevas casi un año ¿no?

- Si. Justo estamos en la mitad de la legislatura y, pues, verás... Yo creo que me ficharon por mi experiencia con movimientos sociales y la cosa de la calle, más que como una colega de los medios tradicionales. Y lo malo es que, como la mayoría de los concejales son activistas, en esto de la comunicación van por libre, hablan y sueltan cuando les cuadra. Y yo, con los periodistas de raza, pues como que no me ven. Y encima, como aplicamos a rajatabla lo del reparto de la

publicidad… pues no vale para nada que nos presionen o nos pidan favores

- Vaya, que no saben a qué atenerse con nosotros…

- Pues, algo así

- Y…con la alcaldesa ¿qué tal?

- Bueno, es fantástica. Súper original. Tiene un montón de ideas, es de lo más sencilla. Comparada además con la Vidrio, que era más estirada que un palo… La gente la adora.

- ¿Y con los concejatis? ¿Qué tal?

- ¿Quién, yo o Marisa?

- Pues…no sé, las dos

- Yo me entiendo más con unos que con otros y Marisa… ¡uf! No sé. Es súper difícil: varios de los concejales (ya seeeé, el tuyo no…) van a lo suyo. Yo creo que pasan del ayuntamiento, de la gestión, vamos. Que tienen agenda propia… Ya sabes que varias veces han votado en contra del gobierno… La oposición se deshueva, ¡claro! Y para mí, imposible dar un relato creíble. Es tan obvio…

- Ya. Yo creo que lo de ser concejales les pilló por sorpresa y cambiar

el chip, como que no es fácil. Toda la puta vida cagándose en el gobierno y ahora vas y eres gobierno ¡No me jodas! Y la gente flipa. Y les dice ¿pero, qué cojones hacéis ahí? Si no estáis cambiando nada. Pues para eso… Y ellos o lo piensan o se callan, porque esa es “su gente” ¿no?

- Más paciencia que la santa joba, tiene Marisa. Parece su madre, enseñándoles a leer. Y aguanta, y aguanta… Mira, el otro día me cuenta el Coordinador (que va apagando fuegos por todos lados) que una concejala deniega el permiso para poner una pantalla gigante de esas en el Manzanares para ver en directo lo del Canal de Panamá,


que lo había hecho una empresa española. Y lo deniega, me dice, porque quiere que puedan estar las otras empresas que licitaron. ¡No me jodas! ¡Hace cuatro años! Y se está inaugurando… Me dice: “Yo no sé si es que no se entera o por joder, que según ella “las empresas ya tienen lo suyo”

- Sí, es un poco heavy

- Menos mal que la mayoría son estupendos y están cambiando Madrid. No te creas, son veinticinco años de gobiernos de derechas, la mayoría de los funcionarios de su cuerda y una ciudadanía harta, no, lo siguiente… Pero se están haciendo cosas cojonudas, sobre todo, contando, de verdad, con la gente. Bueno, tu en tu distrito ya…

- Sí, desde luego. Pero, perdona que te corte, ¿tú fuiste con Marisa a

Barcelona, para lo de Ada Colau?

- Si, ¿por?

- ¿Es verdad que cuando salió Marisa el público se puso como loco ¡¡SI SE PUEDE, SÍ SE PUEDE!!?

- Sí, fue la leche. El estadio se venía abajo. Pocas veces se ve esa ilusión compartida. A ver si somos capaces…

- Bueno, mira… es que unos conocidos me han pedido que quieren

poder hablar con la alcaldesa para un tema de Cataluña. La verdad es que no me he enterado muy bien. Un tema de unas pensiones…

- Vale, sí, claro. Cuando quieras. Que me llamen o me cuenten y yo hablo con Marisa o con su jefe de gabinete, que, aunque para más cosas que un portero de la selección…

- Ok. Pues se lo digo. Por cierto, a ver cuándo sacas algo de nuestro

distri ¿no?

- Mañana, tú, mañana… De momento, ve pagándote las cañas…

Autor : Luis Cueto.
ilustraciones: Danish Xavier J. Morales B.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios