www.madridiario.es
Una tarde en la cocina

Una tarde en la cocina

jueves 18 de septiembre de 2008, 00:00h
Como cada mes, en el Centro Hispano Africano de Madrid se realiza una actividad infantil. Esta vez se han decantado por la comida con un taller al que han bautizado con el nombre de 'Una tarde en la cocina. Los niños cocinan para ti'.
“Me apunté a esta actividad con mi hija porque quiero que ella empiece a relacionarse con el resto de los niños del centro”, explica Sokhna, una senegalesa de 35 años, mientras acaricia la cabeza a su hija Nafi, de 4. “Esta es mi primera actividad en el centro, pero lo estamos pasando las dos muy bien, así que no será la última”, añade.

Nafi es uno de los seis niños que están disfrutando de la actividad. Está amasando la base de una pizza, al igual que el resto de sus compañeros, mientras Noelia Fernández, trabajadora social del centro, saca los ingredientes.

“Solemos hacer una actividad al mes y casi siempre en fin de semana porque así es más fácil que los padres puedan acudir. Se nos ocurrió la idea de hacer cocina porque pensamos que era bueno para los niños que fueran teniendo contacto con la esta actividad, que fueran implicándose en cuestiones del hogar. Además ya hemos hecho talleres de manualidades, de cine, actividades y juegos en la calle. Lo de la cocina era un área que aún no habíamos explorado”, declara Fernández.

A la actividad, que se realiza de 17.00 a 19.00 horas,  se pueden apuntar niños de 4 a 12 años de cualquier raza y cultura. “Aquí puede venir todo el mundo porque lo que queremos es fomentar la idea de la convivencia intercultural. Queremos que se conozcan desde pequeños, en una edad en la que todavía no se han creado prejuicios”, explica Romeo Gbaguidi, director del centro.

“Mi hijo Fernando tiene solo 4 años, pero le traigo aquí siempre que hay alguna actividad porque, además de que vivimos al lado, me gusta que esté con niños y niñas de otras razas”, declara Ramón, un madrileño de 40 años. “Además yo también aprovecho para conocer gente”, añade.

La actividad consiste en hacer una pizza, cuyos ingredientes han sido previamente cortados por los trabajadores del centro, y un postre, un “salchichón de chocolate”. “Hay dos voluntarios del centro que son italianos y nos han ayudado a cocinar la pizza. Hemos cortado nosotros los ingredientes previamente porque no queríamos que los niños cogieran las tijeras o los cuchillos por temor a que pudieran cortarse. La idea del salchichón de chocolate también ha sido suya, no es más que un bollo de galletas y chocolate pero lo llaman salchichón por la forma”, comenta Fernández.

El Centro Hispano-Africano, que nació en el año 2006, es un proyecto financiado por la Comunidad de Madrid y gestionado por Fundeso, una organización no gubernamental que promueve programas de desarrollo socioeconómico en países del tercer mundo.

“Desde Fundeso seleccionamos al personal del centro, presentamos las actividades y actuamos como una especie de interlocutores entre el centro y la Comunidad”, declara María Jesús Rodríguez, trabajadora de la entidad. “Yo me apunto siempre que puedo a las actividades infantiles con mi hija, que como ves está aquí liada con la pizza”, concluye Rodríguez. “Con estas actividades, lo que queremos es enseñar a los más pequeños lo que va a ser el Madrid del futuro, un Madrid multicultural y lleno de mestizaje donde conviviremos todos en igualdad de condiciones indiferentemente de nuestro sexo, raza , religión o cultura. Por eso para entrar en nuestro centro no consideramos necesario pedir ningún tipo de documentación, nuestras puertas están abiertas a todo el mundo”, dice Gbaguidi.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios