www.madridiario.es
La huelga del transporte causa acaparamiento

La huelga del transporte causa acaparamiento

sábado 31 de mayo de 2008, 00:00h
La huelga de transportistas que se vivió en todo el país en junio provocó el caos en comercios y carreteras. Ante el temor de quedarse sin productos básicos, muchos madrileños se lanzaron a comprar y dejaron vacíos los estantes de muchas tiendas.
Más de 12.000 empresas de transporte de mercancías en la Comunidad de Madrid estaban llamadas a la huelga indefinida por la subida del carburante y la falta de medidas por parte del Gobierno central para afrontar la situación.

Según el secretario general de la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (FENADISMER) en Madrid, Juan José Gil, más de 28.300 vehículos pesados y alrededor de 13.300 vehículos ligeros se vieron afectados y el seguimiento fue prácticamente del 100 por ciento.

El 9 de junio la huelga de los transportistas se trasladó a las carreteras de la región, donde llevaron a cabo una marcha que provocó atascos kilométricos, con especial incidencia en en el acceso a Mercamadrid.

Además del colapso circulatorio, la huelga provocó una psicosis injustificada de falta de abastecimiento lo que conllevó a que los madrileños hicieran un acopio de productos básicos y combustible. A pesar de que el presidente de la Cámara de Comercio, Salvador Santos Campano, la central Mercamadrid y los supermercados Eroski y Mercadona descartaron el desabastecimiento, el miedo a la falta de bienes básicos hizo que mercados se llenaran de compradores y se vaciaran de productos.

A los problemas causados por la huelga de transportistas se sumó también el paro de la flota pesquera española, lo que provocó que Mercamadrid recibiera un 89 por ciento menos de camiones de pescado fresco. Las grandes cadenas notaron también faltas puntuales de productos frescos como hortalizas y frutas.

También las gasolineras se vieron afectadas y muchas sufrieron falta de combustible, pero no por falta de suministro, sino porque muchos madrileños se habían lanzado a llenar los depósitos de sus vehículos ante la huelga.

Ante la crisis de abastecimiento, la Comunidad de Madrid exigió al Gobierno central un plan estratégico de actuación para la defensa de los derechos de los consumidores ante situaciones como la que se estaba viviendo provocada por paros de los transportistas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios