www.madridiario.es
La subida de tarifas y la liberalización disparan la factura de la luz municipal

La subida de tarifas y la liberalización disparan la factura de la luz municipal

jueves 07 de agosto de 2008, 00:00h
El incremento de tarifas eléctricas, aunque se apuntó una subida del 11,5 por ciento finalmente se quedó en torno a los 7 puntos, unido a la liberalización del sector que supondrá el fin de las tarifas reguladas, va a hacer que el Gobierno local modifique su relación con las suministradoras, lo que costará al menos un 20 por ciento más que ahora, según sus primeras estimaciones.
Los datos son preocupantes: la factura anual por el consumo eléctrico de las dependencias municipales -las 1.514 oficinas, polideportivos, bibliotecas, escuelas infantiles y demás edificios del Ayuntamiento- superó en 2007 los 21,5 millones de euros. Eso, sin contar lo que pagan por el alumbrado público.

Pero la subida de 7 puntos, según informa ABC, unida a la incertidumbre sobre el futuro en el sector -nadie sabe qué efecto tendrá la liberalización del mercado sobre las tarifas- hacen temerse lo peor a los responsables del área de Hacienda, que dirige el concejal Juan Bravo.

Convenio de compensación
El escenario actual es el que sigue: hasta ahora, las administraciones públicas licitaban contratos con las compañías eléctricas. En el caso de Madrid, se hacía un reparto entre las compañías, en atención a la ubicación geográfica de las dependencias.

El Gobierno local de Madrid mantiene con las compañías eléctricas un convenio de compensación: se compara lo que el Ayuntamiento tiene que pagar por consumo y lo que deben abonar en impuestos y tasas las compañías. La diferencia entre ambas cifras es lo que se ha de abonar. El Ayuntamiento paga una cantidad fija al mes en función de los consumos del año anterior, y al final de año, se incluye una «factura 13», de regularización, que compensa lo que falta por pagar, «que suele ser mucho».

De hecho, los consumos se incrementan todos los años, por distintas razones como el aumento de los horarios de apertura de centros municipales o los nuevos equipamientos que se abren cada ejercicio. De hecho, la factura regularizadora de 2007, con respecto a 2006, supuso un incremento del 133,7 por ciento, debida tanto al incremento de consumo como a la subida tarifaria.
Pero la situación ahora es de enorme incertidumbre: a la subida planteada, se suma la reivindicación histórica de las compañías, que reclaman por el mantenimiento, a lo largo de los años, de una tarifa «política» y no real. Eso hace sospechar a los responsables de la Hacienda local que el incremento, a final de este año, puede ir más allá del que ya está aprobado.

Incertidumbres
A ello se suma otra incertidumbre: qué pasará con la liberalización de tarifas, que comenzó a aplicarse para la alta tensión a partir del 1 de julio, y para la baja lo hará desde el 1 de enero de 2009. Para adaptarse a esta novedad, el Ayuntamiento habrá de licitar, para el 1 de septiembre, nuevos contratos de suministro en alta y baja tensión. Podían hacerlo sólo en alta -que es la que se ha liberalizado primero, en julio- pero prefieren hacer las dos a la vez para que el «paquete» sea más atractivo a las empresas comercializadoras de electricidad y así conseguir mejores precios.

La nueva Ley de Contratos indica que, en lugar de establecer contratos para cada consumo, ahora hay que establecer un acuerdo marco con un único empresario, que fije las condiciones a las que habrán de ajustarse los demás contratos que se realicen.

El Ayuntamiento intentará conseguir los mejores precios, o acudir a la llamada «tarifa de último recurso» -precios máximos que establecerá la Administración para determinados consumidores-. Pero es consciente de que, en cualquiera de los casos, es muy probable que «perdamos con respecto a la situación actual». De hecho, recuerdan que el suministro de último recurso no se ha definido para alta tensión, y «muy probablemente no se definirá, y se optará por dar los mismos precios que las actuales tarifas de baja tensión, que son un 30 por ciento más que las actuales de alta tensión», explican.

Consumos previstos

Entre septiembre de 2008 y diciembre de 2009, el consumo previsto será de 152,3 millones de kilowatios/hora en alta tensión, y 149,1 millones en baja tensión. El consumo en el conjunto del año 2007 -166,5 millones de kilowatios/hora- supuso el pago de 21,5 millones de euros. Esto, hablando sólo de la factura por la luz que se gasta en las dependencias municipales, sin contar el alumbrado público.

En el año 2008, con una previsión de 196,8 millones de kilowatios/hora de consumo, se espera pagar unos 27 millones de euros -un 25 por ciento de incremento sobre el año anterior-. Eso, sin incluir la subida de en torno al 7 por ciento planteada. El escenario previsto para el nuevo periodo a licitar -septiembre de 2008 a diciembre de 2009- podría suponer un importe total de casi 50 millones de euros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios