www.madridiario.es
Cinco jóvenes plantan la bandera de Parla en el pico más alto de Europa, el Elbrus

Cinco jóvenes plantan la bandera de Parla en el pico más alto de Europa, el Elbrus

miércoles 16 de julio de 2008, 00:00h
La Concejalía de Deportes de Parla ha colaborado en el viaje que cinco jóvenes del municipio, de 26 a 34 años han realizado a la región rusa del Caúcaso, para escalar el pico más alto de Europa, el Monte Elbrus, de 5.642 metros. Jacobo Benítez, Daniel Pelegrina, Alberto Asenjo, Miriam García y Juan Carlos Lanas han regresado de su viaje, tras escalar el conocido como “techo de Europa”, donde plantaron la bandera de Parla.
Según la guía que les acompañó, son los primeros escaladores que, en 20 años, realizan la subida íntegra, desde abajo, sin utilizar ningún medio mecánico. El viaje, que se inició el 28 de junio, constó de una semana de aclimatación, tras la que, a las dos y media de la madrugada, comenzaron la escalada. Aprovecharon la noche, ya que es el momento en que se producen menos precipitaciones climatológicas, y tras ocho horas de escalada, y algunos problemas con el mal de altura, los cinco lograron coronar el pico del volcán.

“Estuvimos en la cumbre como una media hora. Jacobo, que llegó el último, llevaba la bandera de Madrid. Nosotros sacamos la de Parla, hicimos fotos, grabamos con el vídeo. Fue un momento muy espectacular, porque estábamos solos. Nos abrazamos todos, había unas vistas espectaculares, porque el Elbrus es un volcán rodeado de un mar de nubes, se veía el resto del Caúcaso, picos nevados…Fue un momento muy espectacular. Ahí es cuando empezamos a darnos cuenta de que estábamos en el techo de Europa y ahí es cuando nos emocionamos. Llevábamos una banderita de Parla y nos sentimos muy orgullosos con nuestra bandera”, explicó Daniel Pelegrina, uno de los escaladores.

Los cinco escaladores parleños realizaron la bajada en la mitad de tiempo, cuatro horas y, a su llegada al refugio, aprovecharon para celebrar la hazaña con una comida a base de cordero y pollo y una buena siesta para recuperar fuerzas.

“Estamos un poco que no sabemos ni lo queremos. Después de subir a este monte, me he quedado muy satisfecho. Estoy en las nubes, no me lo creo mucho. Las familias nos recibieron en el aeropuerto y aún no sabemos cuál será el próximo reto que nos plantearemos”, asegura Daniel.  

Los jóvenes se conocieron en el Club Alpino Bajo Cero de Parla hace seis años. Desde entonces, han realizado escaladas de hasta 3.000 metros, en Pirineos y los Alpes, como el Toubkal, el M’Goum, el Kilimanjaro o el Montblanc. Tras volver de los Alpes muy satisfechos el año pasado,  se plantearon ir a Elbrus o a Sudamérica, y decidieron, finalmente, hacer el piso ruso.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios