www.madridiario.es
Alrededor de 200 niños rumanos han sido arrestados en cinco meses

Alrededor de 200 niños rumanos han sido arrestados en cinco meses

lunes 14 de abril de 2008, 00:00h
Alrededor de 200 niños gitanos rumanos han sido detenidos en un plazo de cinco meses por la Policía por cometer delitos en Madrid. En concreto, entre octubre y febrero, ambos inclusive, un total de 274 menores fueron arrestados en todo el conjunto nacional. En lo que se refiere a la Comunidad de Madrid, se calcula que corresponde la mitad de esa cifra.
Según informa este lunes el diario ABC, más preocupante aún resulta el nivel de reincidencia que se da entre estos adolescentes. Algunos de ellos acumulan hasta 60 delitos al mes; es decir, una media de dos diarios. Algunos jueces, incluso, han retirado la patria potestad a padres de estos menores en contados casos, al quedar probado que eran los progenitores quienes alentaban u obligaban a sus hijos a robar o cometer otros actos delictivos.

Precisamente por ello, los Gobiernos rumano y español están trabajando codo con codo para acabar con esta lacra, cada vez más visible en nuestra sociedad, y, muy especialmente, en Madrid y el entorno del Corredor del Henares. «Hay montones de rumanos de la zona de Tandarei que cometen robos con violencia en los cajeros automáticos», indican fuentes del diario ABC.

Como ya adelantó este rotativo, se está llevando a cabo un operativo especial coordinado entre las Policías de ambos países y la Fiscalía General rumana para intentar imputar delitos de asociación ilícita a los mayores que obligan a estos chavales a robar. Son también otras instituciones las que se han implicado en esta problemática, como la Delegación del Gobierno y el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid.

Uno de los flancos es la investigación patrimonial de los adultos, que ya está dando sus frutos: se ha detectado un alto nivel de vida de algunas familias a las que los menores y sus clanes envían remesas con el dinero de lo robado. Sorprende este hecho, ya que se trata casi siempre de gitanos rumanos, una etnia de clase económica generalmente baja.

Además, no sólo se trabaja con los menores delincuentes y sus responsables adultos, sino que también se recaba información, por parte de la Policía Nacional y de la Municipal, de aquellos que se pueden encontrar en calles como la de José Abascal o en el puente de las Ventas limpiando parabrisas. Se trata, sin ningún género de dudas, de explotación infantil, además de incurrir en la no escolarización de estos menores, lo cual es un delito en nuestro país.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios