www.madridiario.es
Una cocina muy humana

Una cocina muy humana

Dos cocineros de la Comunidad obtienen el Premio Nacional de Cocina Hospitalaria

domingo 13 de abril de 2008, 00:00h
Javier y Fernando tienen la suerte de compaginar su trabajo con la ayuda al prójimo. Ambos llevan años cocinando para los colectivos menos favorecidos: Fernando con los ancianos y Javier con los inmigrantes. Los dos han sido galardonados con el primer Premio del Concurso Nacional de Cocina Hospitalaria.
Javier Hernández Elía y Fernando García Gómez llevan 21 años trabajando como cocineros para la Comunidad de Madrid. Este año sus esfuerzos se han visto recompensados, ya que han recibido el primer Premio Nacional de Hostelería Hospitalaria, un tipo de cocina que se prepara y se sirve en centros hospitalarios, residenciales y sociales de toda España. “Llevo 21 años trabajando como cocinero para la Comunidad de Madrid y seis como jefe de cocina de la Residencia Vista Alegre. Sé que ganaría más dinero de otra manera, trabajando por mi cuenta,  pero lo que importa es tener contacto con la gente y ayudar a los mayores. Eso es lo que me motiva cada mañana al levantarme”, asegura García.

Javier Hernández Elía es el director del comedor social situado en la calle de Canarias número 5 de Madrid. Él trabaja directamente con refugiados. “Son todos inmigrantes y hay gente de 52 países distintos. Son un tipo de clientes diferentes, especiales y muy agradecidos. Algunos de ellos llevan mucho tiempo sin comer como Dios manda y lo único que se han podido llevar a la boca son bocadillos o algo similar. Así que te puedes imaginar cómo me agradecen la comida. Eso no tiene precio”, asegura Hernández.

Los centros donde trabajan ambos cocineros están gestionados por el Servicio Regional de Bienestar Social, que pertenece a la Consejería de Asuntos Sociales, y el certamen, que se celebró el 12 de septiembre del año pasado, fue convocado por la Asociación Española de Hostelería Hospitalaria. “Ganamos porque fuimos los mejores. Llevábamos muy bien preparados los platos, estaban muy elaborados y con muy buena presentación, además de que, por supuesto, buscamos que estuvieran equilibrados nutricionalmente porque nunca olvidamos para quién cocinamos y los cuidados que este tipo de colectivos  necesitan”, explica García.

Este galardón fue el que les abrió las puertas en Europa, porque les permitió representar a España en el primer Concurso Europeo 'Le Plateau d´Or', un certamen de cocina europea hospitalaria y geriátrica que se celebró el pasado 24 de noviembre en la ciudad francesa de Lyon. La pareja quedó clasificada en el cuatro puesto. Por delante de ellos se situaron el equipo de Francia y dos equipos de Holanda.

Actualmente, las residencias de Mayores que gestiona el Servicio Regional de Bienestar Social atienen a unos 5.600 usuarios. Así, a lo largo de 2007 se ofrecieron más de dos millones de dietas completas en el Servicio Regional de Bienestar Social. A este número hay que sumar las de los usuarios de los centros de día que, con un índice de ocupación del 90 por ciento, suponen 124.992 dietas formadas por desayuno, comida y merienda. “En total somos 14 trabajadores y damos 400 comidas al día. Yo no solo les preparo los platos, que siempre son de dieta mediterránea y menú único, sino que como con ellos, trato con ellos, me gusta que me comenten si les gusta la comida o no.  Son gente excepcional”, asegura Hernández.

En cuanto a la tipología de dietas que se ofrece en la cocina hospitalaria, los 3.820 usuarios de las residencias de mayores toman la denominada dieta basal o normal y 1.787 reciben una dieta terapéutica, de características especiales.“Hay determinados pacientes que por prescripción médica o  por sufrir distintas patologías necesitan dietas más personalizadas. Nosotros somos 12 y cada día preparamos comidas y cenas para 200 personas. Las dietas que solemos hacer son: triturada, blanda, sin sal, gastrohepática, diabética (que representa el 18,13 por ciento de las dietas ofertadas en residencias), y todas aquellas que el servicio médico vaya considerando necesarias”, declara García.

José es uno de los usuarios de la Residencia de Vista Alegre y cada día comensal de García. “Lo que más nos gusta son los platos de cuchara y sobre todo el cocido, los guisos y en verano el gazpacho. Siempre hay alguno que dice que no porque los hay que se quejan por todo. Debe de ser cosa de la edad", concluye.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios