www.madridiario.es
Las pinturas madrileñas de Antonio López viajan a Boston

Las pinturas madrileñas de Antonio López viajan a Boston

Por MDO
jueves 03 de abril de 2008, 00:00h
Algunos cuadros disfrutan de una vida reposada. Sus creadores los pintan en algún estudio tranquilo y, al ser terminados, ven discurrir sus días sin novedad colgados en una pared. No es el caso de la pintura 'Madrid desde Vallecas' de Antonio López. Este lienzo fue creado en un lugar inusual: el punto más alto de la torre de entrenamiento del parque octavo de bomberos, a más de 25 metros de altura.

Según informa este jueves la prensa local, para poder trabajar en el reducido espacio disponible, el pintor tuvo que dividir la obra de 2,50 por 4,06 metros en varias partes y luego montar las seis piezas finales en una sala distinta. Esto motivó que se hiciera habitual ver a López trasegando con los fragmentos escaleras arriba y abajo.

Fueron nueve años de esfuerzo hasta que finalmente la pintura se terminó y encontrón su lugar de honor dentro del edificio de la Asamblea en agosto de 2006. No obstante, no han pasado ni dos años y la obra vuelve a verse inmersa en una nueva aventura. Este jueves por la tarde, nueve fornidos individuos la embalaron con todo cuidado y la subieron a un camión. Su destino: el Nuevo Mundo.

El motivo de esta temprana mudanza es que la Asamblea ha decidido ceder temporalmente al museo de Bellas Artes de Boston (EEUU) su pieza pictórica más importante para que forme parte de la primera retrospectiva del pintor en Estados Unidos. A sus 72 años, Antonio López está considerado como el padre del llamado hiperrealismo madrileño y ha recibido en el pasado prestigiosos galardones, como el Premio Príncipe de Asturias o el de Velázquez.

La muestra incluiría a más de medio centenar de sus obras entre cuadros, dibujos y pinturas. El museo norteamericano organiza el evento para que coincida con otra gran exposición sobre pintura española llamada “Desde el Greco a Velázquez: Arte durante el reinado de Felipe II” El objetivo es que se pueda comparar las creaciones del Barroco con las de un pintor actual.

Para despedirse de la emblemática pintura, la presidente de la Asamblea, Elvira Rodríguez, asistió a la partida acompañada por la hija del pintor, María López. “La echaremos mucho de menos, especialmente durante el próximo mes de junio que será el 25 aniversario de la Asamblea”, afirmó Rodríguez. Sin embargo, la responsable política adelantó que para mediados de agosto estará de nuevo en su lugar habitual”

Fotografías
De momento, el espacio que hasta ahora ocupaba el lienzo será llenado por una serie de fotografías en las que se observa el complejo proceso de creación de esta gran panorámica de Madrid. La obra es la última que ha terminado Antonio López y es, con diferencia, la de mayores dimensiones.

El largo proceso creador se justifica con que el artista sólo disponía de una hora al día con la iluminación exacta que él necesitaba. “En casi una década mi padre pudo ver cómo se transformaba Madrid”. La vista reflejada en el lienzo abarca alrededor de 25 kilómetros, desde la plaza Castilla hasta más allá del Manzanares en el otro extremo.

En su estilo realista se pueden apreciar sin problemas los edificios más característicos de la capital, como las torres Kio, la Picasso, e incluso la malhadada torre Windsor, en pleno período de desmontaje. “Pintó ese edificio después de que se incendiara, cuando lo estaban desmantelando. Si uno se fija, se pueden apreciar las grúas que se usaron entonces” destacó María López.

Como detalle curioso, a medida que la ciudad se extiende hacia los extremos del cuadro se aprecia una menor definición en los detalles. “Lo hizo así para reflejar el espíritu cambiante de la ciudad”, concluyó la hija del artista. Ahora, también los norteamericanos podrán disfrutar de la forma y el espíritu de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios