www.madridiario.es
Unos secuestradores son vinculados a dos asesinatos en Cuenca

Unos secuestradores son vinculados a dos asesinatos en Cuenca

Por MDO/E.P.
miércoles 02 de abril de 2008, 00:00h
Un miembro de la Guardia Civil destinado en la unidad especializada de secuestros y homicidios vinculó este miércoles a los raptores colombianos de un supuesto agente encubierto de la Agencia Antidroga de EEUU (DEA) el homicidio de dos hombres de la misma nacionalidad en la provincia de Cuenca que se produjo unas semanas antes a los hechos que enjuicia la Audiencia Provincial de Madrid.
El agente del Instituto Armado compareció la mañana de este miércoles en la tercera sesión del juicio contra los presuntos secuestradores que participaron en diciembre de 2005 en el rapto de Borney Francisco D.A., a quien se juzga a su vez por asesinar a uno de ellos tras verterle una sartén con aceite hirviendo. Los primeros se enfrentan a 10 años de prisión por secuestro y lesiones, mientras que la víctima del rapto encara 12 años de cárcel por homicidio y lesiones.

El crimen se produjo el 20 de diciembre en el chalet de San Martín de Valdeiglesias donde estuvieron retenidos durante varios días Borney y su esposa. Los procesados les secuestraron a cambio de 2 millones de dólares a sabiendas de que Borney procedía de una familia adinerada.

La investigación corrió a Cargo de la Guardia Civil, si bien la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional colaboró con las pesquisas, puesto que desde hace semanas vigilaba ya a dos de los cinco secuestradores por diversos delitos de robo con violencia cometidos en distintos municipios de la región.

Los guardias civiles que procedieron al registro de la vivienda hallaron "una especie de zulo" que se ocultaba en una caseta. "Este habitáculo era para esconder a alguien dado el mobiliario", apuntó uno de los agentes, quien indicó que se intervino diversa documentación de las víctimas del secuestro, como sus pasaportes, las tarjetas de crédito y los billetes de avión de regreso a Perú, de donde viajaron para pasar unos días en España.

Igualmente, se encontró un pistola de aire comprimido, una escopeta de caza, machetes y un bastón de estoque, entre otras armas prohibidas. En el domicilio de Francisco I., uno de los cabecillas del grupo, se halló una máquina para contar dinero y diversos resguardos de envío de dinero al fallecido, Carlos Mario S.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios