www.madridiario.es
Mayores muy activos

Mayores muy activos

El taller 'Vida activa a partir de los 50' se impartirá hasta el 11 de junio

miércoles 19 de marzo de 2008, 00:00h
Tanto si se trabaja como si no, los 50 son el punto de partida para empezar preocuparse por uno mismo, el momento de realizar todo lo que no se ha podido  llevar a cabo en etapas anteriores. Cruz Roja ofrece un taller gratuito que fomenta el desarrollo personal a partir de esta edad.
Cruz Roja Comunidad de Madrid, en el marco del proyecto de Prevención y Sensibilización del Programa de Mayores, ha puesto en marcha, por segundo año consecutivo,  el taller gratuito 'Vida activa a partir de los 50', que va dirigido a personas con edades comprendidas entre los 50 y los 60 años.

“Queremos acabar con la idea de que la vejez es sinónimo de enfermedad y empezar a ver esta etapa de la vida de una forma más activa”, explica María del Pilar Sánchez Tamayo, coordinadora del proyecto Prevención y Sensibilización del Programa de Mayores.

El taller se divide en tres módulos: el psicológico y social, el de salud y el de ejercicio físico. Los dos primeros los imparten dos voluntarias, una psicóloga y una médico,  y el tercero una fisioterapeuta trabajadora del centro de Cruz Roja. “Trabajamos mente y cuerpo. Lo que hacemos en este taller es descubrir la salud desde el punto de vista de disminuir la probabilidad de enfermar, aprendiendo hábitos de vida saludables, como lo son el ejercicio físico, la buena alimentación o el descanso. También nos preocupamos por el funcionamiento intelectual y afectivo y de cómo mejorar su memoria, su autoestima, además de ayudarles a saber afrontar los cambios físicos, psicológicos e incluso económicos, porque muchos de ellos se prejubilan, que se les avecinan”, explica Alicia Escuadra, profesora voluntaria del módulo psicológico y social.

'Vida activa a partir de los 50' se imparte única y exclusivamente en la sede que Cruz Roja tiene en la calle de la Infanta Mercedes, número 26, de Madrid, en el centro Reina Sofía. Se imparte en 30 sesiones, 2 por semana, de 17.30  a 19.30 de la tarde. “Por lo general, las personas que se apuntan demuestran curiosidad e interés por aprender sobre temas que les conciernen. Tienen que empezar a afrontar un estilo de vida diferente al que han llevado hasta el momento. Deben cambiar la productividad por tiempo libre y desocupación, por lo que necesitan actividades positivas relacionadas con el ocio productivo y satisfactorio. Nosotros intentamos proporcionárselas. De hecho, además del taller, intentamos organizar actividades como senderismo o salidas al teatro los fines de semana”, asegura Sánchez. “También intentamos que se planteen una nueva manera de invertir el tiempo, la posibilidad de un trabajo informal: el voluntariado. Así pueden sentirse productivos ayudando a gente como ellos”, añade.

Al taller se han apuntado de momento 11 personas, casi todas mujeres, pero el cupo de 25 plazas, aún no se ha cubierto. “Dos amigas mías me recomendaron este taller”, declara Pilar, de 60 años. “Yo ya practicaba gimnasia acuática. Lo que sí me están enseñando es a comer de forma saludable. A mi edad se deben comer muy pocas grasas vegetales y eso lo he aprendido aquí. Además, animan a la gente a estar más activa. La gente de mi edad debe aprender a vivir de la mejor manera posible”, añade.

La financiación del taller corre a cargo de Cruz Roja y de la Obra Social Caja Madrid. “Deberíamos  hacer mucho más; siento que nos quedamos cortos. Esto es un tópico para las mayoría de las ONG, pero es verdad que necesitamos más ayuda y sobre todo, más voluntarios”, declara Sánchez.

“Yo creo que tendría que animarse más gente a venir”, dice Paquita, de 57 y alumna del taller. “Te enseñan a enfocar tu vida de prejubilado. Yo por ejemplo deje de trabajar y mi intención era apuntarme al curso de informática para mayores. Como aún era muy joven para eso, me ofrecieron este y estoy contenta porque aprendo hábitos saludables de vida, tanto para el cuerpo como para la mente”, añade.

Las personas de entre 50 y 60 años constituyen ya el 32 por ciento de la población española. "Queremos que todos ellos comprendan que tener arrugas en la cara no es algo horrible. Lo peor es tenerlas en el cerebro y en el corazón. Yo conozco a mucha gente joven que tiene mentalidad de viejo y a muchas personas mayores que irradian y transmiten vida”, concluye Sánchez.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios