www.madridiario.es
La Comunidad patenta la primera nariz electrónica para vino

La Comunidad patenta la primera nariz electrónica para vino

Por MDO
viernes 07 de marzo de 2008, 00:00h
La Comunidad de Madrid será pronto poseedora de la que puede convertirse en una codiciada patente, vista la tradición vinícola española. La Consejería de Economía, a través del Instituto Madrileño de Investigación, Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) y en colaboración con el Instituto de Física Aplicada del CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas), ha desarrollado la primera nariz electrónica para medir in situ y en tiempo real la evolución del vino.
El sistema, que se encuentra en fase de solicitud de patente, ha sido testado en la bodega experimental del IMIDRA en la finca El Hencín de Alcalá de Henares, con un 100% de clasificaciones automáticas correctas en un proceso de elaboración de los vinos durante 9 meses.

Fiabilidad y ahorro de costes
La ‘nariz etnológica’ permite prescindir de los numerosos análisis (a veces insuficientes) que realizan las bodegas, pasando a controlar las fermentaciones o las crianzas de los caldos directamente en los depósitos o barricas. Una vez instalada, permite aplicar rápidamente medidas correctoras, en caso de ser necesarias, e incluso es capaz de diferenciar los vinos en función del tiempo de envejecimiento en barrica, así como el tipo de madera de la misma.

Estas características son de gran importancia para los bodegueros, pues contribuyen de forma decisiva al control de la calidad de los vinos de crianza.

Multisensores que analizan los volátiles
La nariz electrónica funciona gracias a multisensores que son capaces de analizar los volátiles de cada vino, identificando 45 compuestos químicos que se han agrupado en siete descriptores: floral, frutal, herbáceo, especiado, madera, microbiológico, oxidado y alteración.

El sistema se ha aplicado a vinos de las variedades Airén, Malvar, garnacha y Tempranillo, con porcentajes de éxitos de entre el 70% y el 98% dependiendo de la técnica de extracción de aromas y de la variedad de la uva. En lo referido a detectar los compuestos aromáticos asociados a la calidad/tipicidad de vinos blancos y tintos, se obtuvo en todos los casos porcentajes de éxito próximos al 100%. Por último, según el IMIDRA, se aplicó el sistema a vinos comerciales jóvenes blancos, jóvenes tintos y tintos de crianza, con resultados prácticamente idénticos a los realizados de forma manual.

Con estos avales, y dada la gran demanda potencial a nivel nacional, el objetivo último será la comercialización del sistema, según confirmaron a Madridiario fuentes de la Consejería de Economía.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios