www.madridiario.es
Carreteras sin guillotinas

Carreteras sin guillotinas

Alcorcón o Móstoles ya registran casos de motoristas que se han salvado de sufrir lesiones gracias al sistema SPM.

viernes 29 de febrero de 2008, 00:00h
“Sería bueno salir de ruta un día y no pilotar con el miedo de volver a casa con una pierna menos”. Con estas palabras define Daniel Olmos, y subrayan muchos moteros, el pánico que entre los aficionados a las dos ruedas se tiene a las “cuchillas”, “guadañas” o “guillotinas”.
La cruzada antiguardarraíles (que tiene su propia página web: movimientoantiguardarrailes.es) y sus reivindicaciones no descansan, pero en Madrid al menos comienzan a ver las promesas cumplidas. El gobierno regional, a través de la Consejería de Transportes que dirige Manuel Lamela, ha comenzado la instalación del primer sistema homologado de protección.

Para las principales asociaciones y clubes moteros de Madrid, el problema de los quitamiedos no se reduce sólo al material con que están hechos (una aleación de acero galvanizado que resulta extremadamente cortante), sino a su sistema de colocación: con robustos postes anclados al suelo mediante cemento con los que los conductores chocan al caer.

Según un estudio del RACE, estos dispositivos son responsables del casi el 50% de las muertes por salidas de la vía, mientras que el 60% de los casos se salda con amputaciones. Para acabar con esta espeluznante cifra, la Comunidad ha optado por un guardarrail homologado de doble bionda que cumple la norma AENOR UNE 135 900 y ya ha comenzado a salvar vidas.

El SPM sí funciona
El SPM consiste en añadir al guardarrail original una capa doble que evite la salida de la vía y el impacto con el poste de sujeción, que puede causar la amputación de un miembro o incluso la muerte en un choque a sólo 30km/h.

El resultado de las pruebas del SPM obtenido en el índice H.I.C (HEAD INJURY CRITERIA - Criterio de Lesiones en la Cabeza) da un valor no superior a 300 para un valor máximo de 1.000, lo que lo coloca como un sistema altamente seguro para un choque a 60km/h. Es más, los estudios de la norma 135 900 realizados con dummies especiales Hybrid III sobre guardarraíles protegidos con el sistema doble bionda inferior, indican que el cuerpo de una persona que recibe un impacto directo en la cabeza contra ella sufriría daños, pero podría sobrevivir al impacto.

La ventaja competitiva de este sistema es que su eficacia con otros vehículos (camiones, turismos y otros) es prácticamente igual que la de las barreras tradicionales, lo cual responde a la pretensión de la Comunidad de que estos modelos “no supongan un peligro añadido para el resto de los vehículos”.

El norte, Móstoles y Alcorcón
La Comunidad de Madrid instalará a lo largo de 2008 barreras metálicas protectoras en un total de 100 kilómetros de carreteras, con una inversión de 2 millones de euros. Según el ejecutivo regional, los tramos en los que se colocarán estos elementos son seleccionados en función de la velocidad específica de la carretera, el radio de las curvas, el porcentaje de vehículos de dos ruedas que circulan por esas vías, la accidentalidad y el volumen total de tráfico.

Como anticipo a las actuaciones previstas, la Consejería de Transportes ya ha instalado estos faldones metálicos en la carretera M-505, desde el Puerto de la Cruz Verde hasta el límite con la provincia de Ávila, tramo que registra una alta circulación de motos y bicicletas. Asimismo, ha continuado su instalación en la M-131 entre Torrelaguna y El Berrueco; en la M-133 y M-134 a la altura de El Atazar. Además, en las últimas fechas se ha incorporado en la M-503, recientemente convertida en autovía del Noroeste, y en los accesos a Móstoles y Alcorcón desde la Radial V, la carretera de Extremadura.

Casos reales
La eficacia real de este sistema no ha tardado en ser puesta a prueba, y con éxito. La Asociación de Lucha Motera, integrada en la Plataforma Motera para la Seguridad Vial, se ha hecho eco de caídas ocurridas en el acceso a Móstoles por Los Rosales desde la autovía de Extremadura (un “punto negro” debido al aceite y la suciedad del asfalto) en el que varios compañeros han caído sin consecuencias.

Ahora bien, desde el mismo colectivo advierten que, para ser completamente eficaces, los guardarraíles tipo SPM deben estar correctamente instalados, eliminando su anclaje al suelo en las zonas de comienzo y fin de la barrera y situándose a la altura correcta del suelo, no más de 5 centímetros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios