www.madridiario.es
La ilusión de aprender

La ilusión de aprender

Los cursos de informática para mayores quieren acabar con la brecha digital

domingo 17 de febrero de 2008, 00:00h
Los jóvenes están muy acostumbrados a utilizar las nuevas tecnologías, pero muchos mayores aún desconocen cómo acceder a Internet o conectarse al 'messenger'. Algunos han decidido ponerse al día a través de cursos especializados.
“Siempre me ha gustado estar al tanto de todos los cambios tecnológicos que la vida me ha dejado presenciar. Ahora que soy mayor, llevo 17 años jubilado y tengo todo el tiempo del mundo para invertirlo como yo quiera, lo destino a seguir aprendiendo, a modernizarme. No quiero quedarme atrás”, asegura Francisco, de 80 años y alumno del curso de informática para mayores de la Obra Social Caja Madrid. “Disfruto compartiendo mi ocio con mis nietos instalándoles discos duros en el ordenador o navegando por Internet. Para mí la informática se ha convertido casi en un vicio”, añade.

Francisco es uno de los nueve alumnos que hay en la clase de informática del espacio para mayores que la Obra Social Caja Madrid tiene en el número 2 de la calle de las Mercedes de Madrid. Un centro donde se les considera como ciudadanos en crecimiento, con capacidad de vivir y desarrollar su ocio de la manera que quieran. Un lugar donde pueden seguir aprendiendo la actividad que ellos elijan, en este caso la informática.

“Queremos que el mayor participe en la sociedad, que tenga un envejecimiento activo y saludable. Que se mantengan vivos física y mentalmente. Con este curso de informática queremos erradicar la visión de la vejez como algo negativo. Ellos son capaces de aprender, como cualquier otra persona, de las nuevas tecnologías. Mejoramos su calidad de vida y además les ayudamos a integrarse en una sociedad cada vez más ligada al progreso y a la informática”, declara Almudena Trigueros, coordinadora de los Espacios para Mayores.

Estos espacios conforman una red de 39 centros distribuidos en Madrid, Castilla-La Mancha y Ceuta. Son centros  donde se ofrece información y formación permanente a las personas mayores, además de favorecer sus relaciones interpersonales. “Aquí aprendo mucho y además hago amigos. Salgo de mi casa, me entretengo, aprendo y además me relaciono con gente de mi edad”, asegura Pilar, de 60 años, también alumna del curso.

Esta vez, la clase, que dura alrededor de una hora, consiste en una explicación sobre Internet Avanzado, una de las preferidas por todos. Tras la breve exposición del profesor, los nueve alumnos practican lo que acaban de escuchar en un ordenador.  “Cuando llegan por primera vez a la clase tienen miedo, porque no se ven capaces de hacerse con el manejo del ordenador. Por eso en cuanto hacen progresos se sienten muy gratificados, muy orgullosos de sí mismos. Es un trabajo muy gratificante. En un solo trimestre son capaces de aprender de todo: cómo usar el correo electrónico, leer los periódicos a través de Internet, buscar información o utilizar el 'Messenger'”, dice José Moreno, de 28 años y monitor de informática.

Por estos centros para mayores han pasado ya más de 112.000 personas y alrededor de cuatro mil se han decidido a participar en alguna de sus actividades. “Las nuevas tecnologías representan el presente, pero también son el futuro. Creo que hay que evolucionar con los tiempos porque si no te quedas atrás, en la cuneta. A mí siempre me ha gustado estar a la última, sentir que cada vez quiero y puedo aprender más. Lo mejor es la sensación de demostrarme a mí misma que sí puedo hacerlo”, añade Pilar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios