www.madridiario.es

Cómo purgar un radiador explicado paso a paso

lunes 22 de junio de 2020, 08:59h
Uno de los aspectos más importantes de los radiadores y en fin de todos los sistemas de calefacción el debido mantenimiento, por esta razón en esta oportunidad quiero que aprendas de manera eficiente todo lo relacionado con la necesidad de purgar un radiador, una acción de suma importancia para el correcto funcionamiento de los mismos y para que puedan ofrecerte el 100 por ciento de su capacidad calefactora.
Cómo purgar un radiador explicado paso a paso
Al ser unos sistemas de calefacción que trabajan mediante un respectivo circuito que lleva agua en su interior es sencillo suponer que al entrar o acumular aire en su parte interna su desempeño se vea más que opacado. Esta es una razón más que suficiente para llevar a cabo el correcto purgado del radiador. La consecuencia de esta acumulación de aire en la parte interna del mismo implica además de ruidos molestos (gorgoteos) que este radiador se calienta de una manera nada uniforme, reduciendo muchísimo su eficacia y por supuesto llegando a gastar más energía para conseguir la correcta climatización. Este mantenimiento debes de llevarlo a cabo o hacerlo por lo menos una vez al año y se basa simplemente en lograr sacar o extraer de manera exitosa todo este aire que se ha acumulado en su interior, un proceso sencillísimo que mejorará el rendimiento y permitirá bajar de manera contundente tu factura de energía.

Por qué debemos de purgar los radiadores

Hay una única razón de importancia para llevar a cabo esta acción y es la de eliminar de manera eficiente todo el aire acumulado en el interior del radiador, aire que evidentemente dificulta la circulación del fluido interior caliente y por lo tanto disminuye la efectividad de dicha calefacción. La web experta Calefactores.online nos explica cuáles son los síntomas más frecuentes y cómo detectarlos.

Síntomas de que tu radiador necesita de una purga

Hay síntomas sutiles que puedes ir detectando personalmente para que puedas tener la certeza de que tu radiador está necesitando de una purga, a continuación puedes verificar cada uno de ellos:
  • Al colocar y pasar tus manos por sobre todo el radiador podrás notar áreas donde el calor no es homogéneo.
  • El radiador está tardando mucho en calentar tus estancias.
  • Se escucha el típico sonido como si estuviese circulando agua por su interior.
En fin al poder notar que el radiador está funcionando a una capacidad menor de como acostumbra a hacerlo es importante que ya puedas necesitar de llevar a cabo una purga de su sistema.

Cómo purgar un radiador según el tipo de purgador

Para los radiadores individuales existen 2 tipos diferentes de purgador o válvula de purga (el manual y el automático), estos por regla general se encuentran en la parte superior de los radiadores y es completamente visible.

Para el purgador manual

Deberás de hacerlo girar con ayuda de un destornillador o con una llave especial diseñada para tal fin. Hay que tener sumo cuidado de no abrir mucho la válvula (girar demasiado el destornillador, ya que podría escaparse agua en abundancia).

Para el purgador automático

Con este sistema estarás despreocupado ya que el hará todo el trabajo por ti, aunque siempre hay que estar al pendiente de cualquier síntoma de los antes nombrados, ya que efectivamente al ser un aparato automático este podría dejar de funcionar o averiarse en cualquier momento. Esto evidentemente debes de hacerlo con el sistema de calefacción totalmente apagado (pero que previamente haya estado trabajando, con la finalidad de lograr que haya acumulada la máxima presión posible facilitando de esta manera el proceso de expulsión del aire), ya que el aire al ser menos pesado que el agua subirá a la zona más alta del mismo. Así mismo si mantienes varios radiadores en tu hogar y todos están conectados a una única caldera es posible que la caldera disponga de un sistema de purgado central o si vives en un edificio con calefacción central entonces deberás de saber que los purgadores se encuentran al final de cada línea de calefacción.

Que hacer después de efectuar la purga

Cuando se haya finalizado el proceso de purga de tu radiador y para verificar que este haya sido satisfactorio deberás de comprobar la respectiva presión del mismo en su manómetro, este por regla general se encuentra en la parte inferior de la caldera y debe de mantener una presión de entre 1 y 1,5 bares (unidad de presión). En caso contrario deberás de seguir llevando a cabo dicha purga hasta conseguir llegar a esta presión, con lo que estarás equilibrando el sistema de calefacción para que pueda ofrecerte el mejor rendimiento.

Consejos prácticos para llevar a cabo esta purga

  • Aunque es una labor muy sencilla y que se lleva a cabo esporádicamente siempre es bienvenido algún consejo para conseguir los mejores resultados en cuanto a cómo purgar un radiador, veamos de qué se trata:
  • Debes de tener en consideración que esta purga deberás de llevarla a cabo cada vez que se aproxime el invierno o el otoño, recuerda que estos radiadores han estado inactivos durante las estaciones de calor y por lo tanto han acumulado agua o aire en su parte interna. Esto evidentemente te garantizara que tu calefacción este en perfecto estado y por consiguiente obtendrás el respectivo ahorro energético al aumentar la eficiencia de tus radiadores.
  • Al ser una tarea sencilla podrás hacerla por ti mismo, solo necesitaras de un destornillador del tipo plano o de la llave especial que se incluye cuando compraste el radiador. Además en caso de no disponer de ninguno de estos utensilios es posible que puedas llevar a cabo este proceso con el canto de una moneda u otro utensilio que pueda encajar en la hendidura de la válvula.
  • Si te has mudado a un nuevo departamento o si has alquilado una vivienda para el invierno es una tarea que deberás llevar a cabo de inmediato, esto con la finalidad de mantener el sistema de calefacción en su máxima efectividad, recuerda que nunca sabrás la periodicidad con la que el inquilino anterior llevó a cabo estas purgas.
  • Aunque es una tarea harta sencilla de llevar a cabo es posible que en algunos casos puntuales puedan existir ciertas complicaciones, la más común de ellas es la que sucede con aquellos equipos que no han recibido estas purgas por mucho tiempo y por esta razón siempre es aconsejable disponer de un recipiente por si acaso llega a salir agua por la válvula de purga.

Si aún tienes dudas mira el siguiente video

Si posteriormente a haber asimilado toda la anterior información aun te quedan algunas dudas en cuanto a cómo purgar un radiador quiero presentarte el siguiente video explicativo, donde podrás acceder a todo el proceso desde un punto de vista completamente visual y con el cual dispondrás de una exclusiva herramienta para lograr despejar cualquier posible duda. https://youtu.be/Ih_B5P1eF4U