www.madridiario.es

Tenemos que quedar...

miércoles 25 de marzo de 2020, 09:17h

Y en estos días en casa, cuando cogemos el teléfono repasamos la agenda, contactos y más contactos... y entre ellos, alguna que otra baja que en su día no te atreviste a borrar y que te trae tantos recuerdos... Y te paras a pensar: “cuánto tiempo hace que pasó...” y te das cuenta que ni te acuerdas, que le quieres poner fecha, pero que no eres capaz...

Y sigues repasando la agenda y ves otro nombre que te arranca una sonrisa y ves su foto y la amplías y dices “¡cuánto tiempo! ¡Con lo amigos qué éramos, que estábamos siempre juntos!” Y vuelves a pararte a pensar... porque no sabes ni qué será de él o de ella, si seguirá trabajando en el mismo sitio, si habrá cambiado, si seguirá casado, o divorciado, o casado pero con otra persona y esta vez no has ido a la boda... si tendrá niños si no... En fin, te das cuenta que en su día erais inseparables y ahora es un desconocido...

Y continúas bajando contacto a contacto y te vuelves a parar y esta vez no sonríes porque cuando ves su nombre piensas “cuántas veces hemos dicho de quedar y aún no lo hemos hecho...” siempre alguna excusa, o no puede él o no puedes tú o esa coletilla infinita de “¡cuando quieras! ¡nos llamamos!”. Pero esa llamada nunca llega... porque siempre tenemos algo, ese algo que consideramos lo más importante...

Y suspiras... y sigues mirando la agenda y un nuevo contacto, y vuelves a mirar su foto... y esta vez piensas, “mira esta vez sí que llegamos a quedar” día, hora, lugar... pero a esa cita, añadiste una llamada de última hora para decirle que no podías ir, que te había surgido “una cosa” (de esas importantes) y que no puedes ir... pero que ya no lo dejáis más, que la próxima semana...y es cuando te das cuenta que ni llegó esa próxima quedada, ni esa semana, ni ese día...

Y vuelves a tus contactos y es cuando llegas a los grupos, los vas saltando hasta llegar al de verdad, al de tus amigos de siempre, y piensas “este si que lo cuido” pero piensas un poco más y entonces viene la pregunta... “¿Y desde cuando no nos vemos?” Y no será por no decirlo, por no planificarlo: Navidad, Verano, Un finde para vosotros, Un cumpleaños... pero cuando no es una cosa es otra (nuevamente de esas importantes) y la fecha se pospone una y otra vez...

Y después de un momento de tristeza, de realidad, de cerrar los ojos... vuelves a coger el teléfono y te paras en otro grupo “familia” y ahí, es cuando viene el suspiro más profundo porque te das cuenta que no recuerdas el último día que viste a tus hermanos, ni a tus sobrinos, ni a mamá, ni a papá... aunque no lo creas, pueden ser incluso meses y “tampoco estáis tan lejos...” pero claro, es en ese momento cuando usas el mecanismos de “autodefensa” y piensas que no es que no quieras, es que no has podido y vuelven a salir esas cosas... “las importantes”

Y es ahora, en el confinamiento, en esta parada en seco, en este silencio, cuando de verdad no puedes ver a los que quieres, cuando reflexionas... ¿Eso “importante”, es realmente importante...? Estamos atrapados en un mundo en el que la prisa y lo urgente nos impiden ver lo verdaderamente importante...

Por eso, cuando esto pase que pasará... Seguro que habremos aprendido algo y ojalá nuestras ganas sean más fuertes que nuestras excusas. Que los “Tenemos que quedar...” se conviertan en una fecha y en una hora. Que valoremos y que por fin, demos todo su sentido al “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy...” Porque ahora sabemos que los caprichos del destino, o de un virus, pueden jugarnos una mala pasada y hacer que ese mañana nunca llegue...

Esther Ruiz

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Tenemos que quedar...

    Últimos comentarios de los lectores (10)

    19820 | FRANCISCO - 26/03/2020 @ 09:13:25 (GMT+1)
    Todo, lo que escribes es una realidad que hemos vivido todos alguna vez. Cuándo vemos al amigo por la calle, hablamos por teléfono y dices mañana nos vemos y lo vamos dejando.
    19811 | Javier Pozuelo - 25/03/2020 @ 21:00:48 (GMT+1)
    Cuanta razón tienes. Lo urgente nos hace aplazar lo importante, y siempre hay una cosa urgente que solucionar... Confío, como tú, que este "parón" nos haga reflexionar ¿Realmente es tan urgente? Un abrazo
    19806 | Juan López - 25/03/2020 @ 18:25:37 (GMT+1)
    Esther, totalmente de acuerdo, esto nos pasa a todos y lo bueno es que lo reconocemos.
    19805 | María Amparo López Alvarado - 25/03/2020 @ 18:13:38 (GMT+1)
    Cuanta verdad hay en todas esas palabras Esther. Yo tengo claro y no es por este virus, que os quiero ver y lo intentaré, aunque todas esas cosas "importantes" se sigan colando. Enhorabuena, me gusta mucho.
    19802 | Carlos Alarcon - 25/03/2020 @ 16:33:41 (GMT+1)
    Muy emotivo, real y me identifico con el mensaje que quiere dar
    19801 | Adela - 25/03/2020 @ 15:55:45 (GMT+1)
    Eshter eres tan gran periodista como persona lo más
    19799 | Paco Sanchez - 25/03/2020 @ 15:47:47 (GMT+1)
    Muy bueno ????????????????????????????????
    19798 | Remedios Sáez - 25/03/2020 @ 15:39:03 (GMT+1)
    Esther a partir de ahora haremos una limpieza, también en nuestro móvil y con estos regeneraremos nuestros contactos reales. Vamos a hacer limpia, empezando por nuestra propia conciencia. No importa que coma o no, un buen arroz con bogavante, o caviar Irani, la historia es con quien me lo como. Besos cariñete
    19796 | MCarmen Martín Abellán - 25/03/2020 @ 14:41:55 (GMT+1)
    Mi padre diría. "Has pensado con mi cerebro". Gracias Esther por poner negro sobre blanco lo que en el fondo muchos pensamos.
    19793 | Silvia - 25/03/2020 @ 13:04:46 (GMT+1)
    Esther gracias por escribir lo q muchos pensamos.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.