www.madridiario.es

Cómo ahorrar en tus facturas de luz y gas durante todo el año

Cómo ahorrar en tus facturas de luz y gas durante todo el año
Ampliar
martes 30 de julio de 2019, 08:49h

A lo largo del año, nuestro consumo de luz y gas sufre una serie de picos que acabamos notando en las facturas. Algunas veces estos incrementos pueden darnos un disgusto si nosotros mismos o quienes conviven con nosotros, no hemos sido del todo cuidadosos a la hora de evitar malgastar luz y gas.

Por suerte, hay muchas formas de amortiguar estas subidas y bajadas en nuestra factura, como verás a continuación, gracias a los consejos que te proponemos en este artículo.


Revisa las condiciones de tus tarifas de gas natural y luz


Este consejo es el primero que debes seguir siempre. La mayor parte del despilfarro de dinero en las facturas se debe, en muchos casos, precisamente a que no reparamos suficiente en las condiciones de las tarifas que tenemos contratadas.

Si conoces bien a qué horas se produce el mayor consumo de luz y gas, sabes aproximadamente cuál es vuestro consumo anual y la potencia que necesitáis contratar, tienes todo lo necesario para escoger la opción disponible que más te conviene a ti y a los tuyos.

Puedes obtener más información aquí, sobre cómo ahorrar gracias a las tarifas disponibles de luz y gas natural.

Sin embargo, este consejo solo sirve para disminuir el precio que pagamos por el mismo consumo de siempre. Si queremos que este ahorro en la factura sea aún más efectivo necesitamos disminuir nuestro consumo de luz y gas y darle un uso más eficiente a ambos recursos, si no queremos sacrificar nuestra calidad de vida, nuestro bolsillo y el medio ambiente. Para ello, no solo debemos asegurarnos de que nuestras instalaciones sean eficientes, si no que también, todos los miembros de nuestra unidad doméstica deben comprometerse a seguir una serie de pautas en su día a día. Por suerte, estos pequeños cambios no tienen porqué ser excesivamente costosos en tiempo y dinero, como veremos más adelante.


Mejora y mantenimientos de las instalaciones


De nada sirve esforzarnos en adquirir buenos hábitos de consumo si nuestro hogar es un pozo sin fondo a la hora de gastar electricidad y gas. A continuación repasaremos algunos de los puntos calientes en este sentido.

Electrodomésticos

Actualmente es fácil encontrar en el mercado electrodoméstico con una eficiencia energética A+, A++ y A+++ a precios muy asequibles. Por tanto, siempre que vayamos a renovar alguno de ellos, es mejor optar por la máxima calificación de eficiencia energética que nos podamos permitir. A medio y largo plazo supondrá también un ahorro para nuestro bolsillo.

Iluminación eficiente

De la misma forma, lo mejor es sustituir las bombillas de toda la casa por las más eficientes a nuestra disposición.

Aislamiento térmico de paredes, puertas y ventanas

Un buen aislamiento térmico es la mejor manera de reducir el consumo de electricidad y gas natural a la hora de procurar que nuestra vivienda se encuentre dentro de un rango de temperaturas agradable. Entre los 19ºC y 21ºC en la mayoría de los casos.

Revisión y mantenimiento

Asegurarnos de que no se estén produciendo fugas de ningún tipo, purgar radiadores en otoño, revisar la caldera y limpiar los filtros del aire acondicionado, son solo algunas de las medidas que podemos tomar para mejorar la eficiencia energética de nuestro hogar. Consulta la información necesaria para cada instalación, para saber qué medidas tomar en cada caso.

Hábitos de consumo diarios


Estas son algunas de las medidas que podéis tomar para disminuir vuestro consumo personal:

  • No abusar de la calefacción ni del aire acondicionado. La temperatura óptima en la mayoría de los casos se encuentra entre los 19ºC y los 21 ºC. En los dormitorios el umbral inferior es de 15ºC, ya que para dormir necesitamos bajar un poco la temperatura de nuestro cuerpo.
  • Apagar un poco antes de salir la calefacción y el aire acondicionado.
  • Priorizar las duchas frente a los baños y procurar que estas sean cortas, sin abusar del agua caliente.
  • Regular la entrada de sol subiendo y bajando persianas y toldos cuando corresponda. Tanto en verano como en invierno, esto puede ayudar a mantener una temperatura óptima dentro de casa, disminuyendo el consumo total de luz y gas.
  • Apagar todas aquellas luces y aparatos que no estemos utilizando. Eso incluye los que se encuentran en stand-by.
  • Evitar lavar con agua caliente, tanto si se hace a mano como si se usan electrodomésticos como lavadoras y lavavajillas.
  • Utilizar la función Eco de nuestros electrodomésticos.
  • Aprovechar el buen tiempo para secar la ropa al aire libre y evitar el uso excesivo de la secadora si no es completamente necesario.
  • A la hora de cocinar: usar el calor residual de la vitrocerámica y el horno, usar utensilios de calidad que repartan de forma homogénea el calor, tapar los recipientes para evitar que se escape el calor de la cocción y no abrir la puerta del horno mientras aún se estén cocinando los alimentos.