www.madridiario.es

La seguridad en las piscinas ha aumentado durante la temporada invernal

lunes 20 de mayo de 2019, 14:22h

Cada año se reduce en España el número de accidentes que suceden en las piscinas durante la temporada de invierno. Concretamente, en el último año se ha registrado una disminución del 73% con respecto a la cifra de 2016. Esto es así gracias a que ha aumentado la cultura de la prevención, y tanto los propietarios como los responsables de mantenimiento de este tipo de instalaciones han mejorado, año a año, las medidas de seguridad.

Una piscina de verano, al aire libre, se mantiene normalmente sin uso en un clima como el nuestro durante el invierno. Antiguamente lo habitual era vaciarlas durante ese período, pero a día de hoy se mantiene el agua en un proceso denominado hibernación, mucho más respetuoso con el medio ambiente. Para ello se conserva en buenas condiciones con ayuda de algunos productos, y el vaso debe ser cubierto, tanto para mantener el agua limpia como por seguridad. Este último factor es muy importante, especialmente si tenemos en casa niños o mascotas.

Proteger el agua de factores externos

Hay dos formas de cubrir las piscinas, puede utilizarse una lona, o bien una cubierta de algún material ligero, que tapa completamente el vaso. Para aplicar esta segunda opción podemos solicitar incluso una realizada a medida, como las que fabrica e instala Abrisol, empresa líder en el sector. Las ventajas de una cubierta son varias, y merece la pena contemplarlas antes de tomar una decisión al respecto.

Estas cubiertas, que se realizan en materiales ligeros como la fibra de vidrio, encierran la piscina en una estructura parecida al típico invernadero. Y de la misma forma que un invernadero, mantienen el interior aislado del exterior, por tanto se evita la contaminación del agua por parte de insectos, hojas, y otros elementos. También evitan la evaporación del agua, lo cual redunda en un menor consumo y efectos en el medio ambiente. Y por último y no por ello menos importante, la seguridad.

Ventajas de utilizar una cubierta

El cerramiento de una cubierta es mucho más sólido y efectivo que una lona, y por tanto puede evitar los temidos accidentes que por desgracia suceden a veces con niños o mascotas. Tener la piscina tapada por una cubierta permite disfrutar del jardín sin preocupaciones. Incluso en un hogar en el que no haya niños o animales domésticos de forma habitual, estos pueden venir acompañando la visita de algún familiar o amigo.

La cubierta además, a diferencia de una lona, tiene la ventaja de que se puede colocar y retirar muy fácilmente, ya que normalmente son modulares. Así, la podemos utilizar tanto en verano como en invierno, y por tanto las ventajas se extienden no solo a la temporada de hibernación, sino a todo el año. Cubrir la piscina por las noches reducirá no sólo el consumo de agua, sino el tiempo que deberemos dedicar a la limpieza y mantenimiento de la piscina. De esta forma, el uso de una cubierta en condiciones supone un valor añadido a nuestra instalación, y además de dinero permite ahorrar tiempo, un bien cada vez más escaso.

La seguridad en las piscinas ha aumentado durante la temporada invernal
Ampliar