www.madridiario.es

Todo lo que debes saber sobre los concursos de acreedores

miércoles 24 de abril de 2019, 09:52h
Si tienes un negocio o simplemente eres una persona natural que está llena de deudas, debes saber que no todo está perdido, pues un concurso de acreedores podría ser la salvación.
Todo lo que debes saber sobre los concursos de acreedores

En los negocios, existen situaciones que por más que traten de evitarse, estas pueden llegar inevitablemente. Tal es el caso de los endeudamientos, los cuales llevan a las personas, naturales y jurídicas, quedarse sin liquidez y con problemas de insolvencia que no son capaces de asumir y que lamentablemente los puede llevar a embargos y ejecución de los bienes.

La buena noticia es que hay un procedimiento en particular que le brinda una segunda oportunidad a la compañía o la persona que se encuentre en problemas económicos. Se trata de los concursos de acreedores y hoy hablaremos sobre todo ello.

¿En qué consiste?

Para empezar, es necesario que sepas que es un concurso de acreedores. Se trata de una actuación jurídica que tiene como objetivo resolver las dificultades relacionadas con la falta de liquidez e insolvencias que presente un negocio o una persona natural. Con el mismo, se busca principalmente que los acreedores consigan cobrar y además de ello, tratar de encontrar los medios para lograr que el negocio no quiebre y pueda continuar funcionando.

Dicho concurso suele desarrollarse en cuatro fases:

  • Actos previos. No se encuentra incluida en la ley concursal, pero es un paso que no puede pasarse por alto, pues es durante esta donde se prepara toda la documentación pertinente.
  • Fase común. Se hace la solicitud del concurso de acreedores, especificando el valor del patrimonio y la cantidad de la deuda.
  • Convenio. Momento en que se plantean las negociaciones de los acreedores con los deudores para llevar a un acuerdo de reestructuración o decretar la liquidación.
  • Calificación. Se estipulan las responsabilidades del administrador antes de declararse el concurso.

Tipos de concursos de acreedores

En los concursos de acreedores se distinguen dos tipos, los voluntarios y los necesarios. Conocer la diferencia es fundamental, debido a que estos pueden repercutir sobre la autoridad de la administración y las disposiciones de los morosos sobre sus activos.

En tal sentido, debes saber que es un concurso de acreedores voluntario aquel en donde el administrador del negocio deudor decide ir directamente con el Juez Mercantil para comenzar el procedimiento, expresando la propia voluntad de liquidar o cerrar su empresa o conseguir un convenio con acreedores para tratar de saldar las deudas. Mientras que el concurso de acreedores necesario es solicitado por uno o más acreedores.

Los concursos de acreedores voluntarios presentan una gran ventaja por encima de los necesarios, y es que se le ofrece a la empresa la oportunidad de detener el pago de créditos con los fiadores y así poder comenzar una negociación con bancos y proveedores que brinden mayor viabilidad a la empresa en el futuro.

¿Cómo se sabe si una empresa está en concurso?

Saber si hay empresas en concurso es necesario para así evaluar si esta se encuentra en actuaciones y que podrían no poseer liquidez, lo cual podría demorar los pagos o no realizar ninguno. En tal sentido, lo que puedes hacer es investigar a través de las siguientes opciones:


  • Búsquedas en la web. Bastará con colocar en el buscador el nombre de la empresa más la frase “concurso de acreedores” al lado, y de inmediato se arrojarán resultados bien sea de informes o artículos de finanzas donde indiquen si esta posee deudas. Además de ello, si está en concurso, se mostrará en el BOE.
  • Registro Público Procesal. Solo debes entrar a la página web del registro e indagar en su buscador.
  • Preguntar en la empresa directamente. Aunque se catalogue de descortés, es la vía más segura para saber.

Finalmente, también podrías apoyarte solicitando un certificado reglamentario de Hacienda y de la Seguridad Social en donde se demuestra que las compañías no poseen deudas pendientes. Sabiendo todo esto, podrías optar por estos concursos, bien sea como acreedor o como empresa y sacarles el máximo provecho.