www.madridiario.es

8-M: desigualdad es brecha salarial

jueves 21 de febrero de 2019, 10:28h

Ante la cercanía del 8 de marzo, en alguna ocasión he explicado, porque mis compañeras me lo han enseñado, que poco hay que explicar a las mujeres los motivos de la huelga; poco hay que explicar los motivos de esta huelga a las mujeres que, por ser mujeres, padecen enfermedades profesionales; poco hay que explicar a madres con menores a su cargo y sin empleo, al borde de la exclusión social, los motivos de esta huelga; poco hay que explicar a las pensionistas que por una vida laboral interrumpida y precaria cobran 450 euros menos que sus compañeros varones pensionistas…

Poco hay que explicar las razones de la huelga a todas ellas, víctimas de una sibilina violencia machista, pero mucho menos hay que explicar la huelga a aquellas que padecen, casi siempre en silencio, el terror de la violencia física y psicológica en sus casas con sus parejas , ex parejas o en el centro de trabajo. Violencia que tantas veces da un último paso con el resultado de asesinato.

Con todo sí es necesario insistir en la pedagogía y quiero dejar meridianamente claro que el 8 de marzo es una jornada de lucha contra la desigualdad entre seres humanos que sufren especialmente las mujeres en todo el mundo y también en España y en nuestra región, Madrid.

El termino “brecha salarial” está adquiriendo poco a poco relevancia en los medios de comunicación, lo cual es un dato positivo. El origen de giro lingüístico surgió por la desigualdad, por la “brecha” que padecen muchas mujeres respecto a los hombres en educación e igualdad de oportunidades.

Posteriormente se ha acuñado para las diferencias salariales, concretamente para la diferencia entre el salario medio de los hombres y mujeres, como porcentaje del salario medio de los hombres. Es decir, lo que gana de menos una mujer, de media, respecto a los hombres. Dato que tampoco es extremadamente real, que las “medias estadísticas” las carga el diablo.

Por ello es importante atender a otras dos medidas: el salario mediano, que divide al número de trabajadores en dos partes iguales: los que tienen un salario superior y los que tienen un salario inferior; y el salario modal: el salario más frecuente.

La “Encuesta Anual de Estructura Salarial 2016” y los propios datos de las declaraciones de IRPF 2017 de la Agencia Tributaria, la brecha salarial afecta a todos los grupos de edad, si bien las diferencias crecen con la edad, ya que los hombres jóvenes tienen salarios inferiores, pero en todos los grupos las mujeres ganan menos por trabajos de igual valor.

El salario medio anual de las mujeres en 2016 en la Comunidad de Madrid era de 23.470 euros anuales y el de los hombres, 29.111. Es decir, una diferencia de 5.739,87 euros más al año, un 19,72 por ciento.

Si ponemos la lupa, los datos demuestran, además, que la discriminación salarial sobre la mujer es mayor en los niveles salariales más bajos, aunque tampoco es poca la diferencia en los más altos, con casi 19 puntos.

Uno de los grandes problemas son los complementos salariales. Según los últimos datos disponibles, del año 2014, en la Comunidad de Madrid los complementos salariales de los hombres eran de 3.916 euros anuales, mientras que las mujeres eran de 2.905 euros. Una diferencia de 1.011 euros a favor de los hombres, un 25,8 por ciento más. Esta diferencia se debe, en muchos casos, a la salida de la mujer del mercado laboral por el hecho de la maternidad, lo que les impide continuar su promoción profesional al mismo ritmo que sus compañeros hombres.

Podría escribir ríos de tinta con datos oficiales para demostrar la desigualdad salarial entre hombres y mujeres: por niveles de ocupación, por temporalidad…, pero sí es llamativa la brecha a partir de los rendimientos del trabajo presentados en la declaración de la renta (IRPF) del año 2016, última publicada por la Agencia Tributaria.

Según esta, los rendimientos del trabajo medios presentados por las mujeres eran de 21.908 euros, mientras que los hombres habrían declarado unos rendimientos de 31.157 euros. Una diferencia de 9.249 euros a favor de los hombres, un 29,68 por ciento.

Y llegamos a la gran paradoja según datos de Eurostat: de las universidades salen más mujeres licenciadas que hombres (un 57 por ciento en 2015) y sin embargo existe la brecha salarial…

La solución a este problema es de educación y cultura, pero también en avances legislativos y en la negociación colectiva . La cuestión es educar en igualdad para acabar con la desigualdad de una manera natural. Cierto que esta solución requiere de mucho tiempo. Más urgente es actuar contra las brechas con la ley y con los planes de igualdad en los convenios. Por ello, hay que erradicar los puntos más deleznables de la reforma laboral, que posibilitan esa precariedad laboral que sufren especialmente las mujeres; hay que reforzar y vigilar la negociación colectiva, que al fin y al cabo es ley.

Que lo anterior se produzca, exige movilizarnos. También hay que pelear en la calle para demostrar que somos más, que no vamos a consentir, gobierne quien gobierne, dar un paso atrás. Por ello, desde las Comisiones Obreras de Madrid convocaremos paros generales el 8 de marzo, sumándonos a una gran jornada de movilizaciones y de lucha convocada por el movimiento feminista.

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.