www.madridiario.es

Mejora el confort de tu hogar con un radiador de aceite

miércoles 09 de enero de 2019, 09:02h

Cuando llega el invierno, el clima se vuelve despiadado. Muchas veces solemos irritarnos por el exceso de frío y sufrir malestares asociados a resfriados o problemas pulmonares.

Mejora el confort de tu hogar con un radiador de aceite

Para vivir a plenitud y con comodidad en esta estación del año, se deben tomar previsiones entre las que se encuentra la adquisición de equipos de calefacción que ayuden a mitigar los estragos de las bajas temperaturas, que muchas veces llegan a afectar la salud e impedir el rendimiento idóneo de los individuos.

¿De qué manera trabaja un radiador de aceite?

Adquirir un buen radiador de aceite es la opción más eficaz para protegernos del frío y mejorar los niveles de convivencia dentro del trabajo o el hogar.

Al momento de comprar un radiador de aceite, estamos adquiriendo un equipo electromecánico que genera calor gracias a unas resistencias eléctricas que calientan las tuberías y desplazan el calor a la superficie para expandirse a todo el hogar.

A diferencia de otros equipos de calefacción, como el calentador a gas o el radiador de aire, el radiador de aceite calienta las tuberías para después expandir el calor, creando así la más efectiva fuente de energía de calor artificial jamás existente.

Otra ventaja importante en comparación con los radiadores eléctricos tradicionales, es un consumo de energía mucho menor (incluso hasta un 75% menos) y un riesgo muy bajo de sufrir un cortocircuito.

El motivo del consumo está relacionado con el hecho de que una vez que el aceite ha alcanzado la temperatura deseada, el radiador se apaga automáticamente. Una vez que el aceite se enfría, el radiador se vuelve a encender y vuelve a la temperatura anterior.

Los radiadores eléctricos nunca se apagan y por lo tanto tienen un mayor impacto en el consumo.

El uso del aceite como combustible principal en este tipo de radiador se debe a que este componente tiene la capacidad de evaporarse a temperaturas mayores a 200 grados, asegurando y manteniendo por un tiempo más prolongado el calor, aspecto que otros líquidos como el agua no podrían lograr.

Ventajas de utilizar un radiador de aceite

Se ajusta a cualquier tipo de temperatura gracias a que se puede graduar fácilmente. Además, se traslada fácilmente para aprovechar el calor que ofrece en cada espacio de la casa.

Su sistema de tuberías tiene una condición especial que hace que el aceite permanezca perfecto por un tiempo prolongado, manteniéndose en condiciones óptimas sin necesidad de sustitución, a menos que el equipo presenta alguna fuga y necesite ser revisado por un técnico.

Tiene una capacidad de ahorro muy por encima de los demás, a pesar que su proceso de calentamiento es lento. Su diseño está basado en una tecnología que optimiza con eficiencia el consumo de energía y podemos ahorrar bastante dinero en calefacción.

Su ajuste de temperatura permite manejarla de acuerdo a la necesidad de cada usuario.

Cada equipo está programado para que se encienda y se apague de manera automática, con el fin de ahorrar electricidad y mejorar la distribución del calor haciéndola más homogénea por toda la habitación.

Por ser un equipo portátil, es usado con facilidad en diversos espacios del hogar de acuerdo a donde se necesite debido a que es un aparato compacto y de cómodo traslado.

¿Cómo usar un radiador de aceite?

Cuando se decide adquirir un radiador de aceite a través de una tienda especializada como https://radiador-de-aceite.com/, hay que considerar algunos aspectos importantes para poder ser conscientes de que se ha tomado la decisión correcta.

Lo primero que debes hacer es tomar medidas del espacio donde vas a utilizar el radiador, para verificar si su radio de acción es el idóneo y satisface las necesidades de calefacción del área.

Cada equipo y marca contienen la información necesaria sobre la capacidad de cada radiador, junto a sus respectivas instrucciones. Sin embargo hay que considerar que cuando se compra un radiador más alto y delgado, menos calor distribuirá por la habitación.

Sus diferentes diseños están adaptados para ser manipulados con ruedas y con una mayor capacidad de difusión del calor para mejorar las condiciones de habitabilidad de los individuos.