www.madridiario.es

Consejos para aprender a hablar en público como un profesional

Por MDO
viernes 28 de septiembre de 2018, 09:14h
Aprender a hablar frente a un público no es nada fácil, sin embargo, puede solucionarse con algo de práctica. Existe un sinfín de técnicas que pueden utilizarse para controlar el miedo escénico y a la vez dominar perfectamente el tema que se quiere exponer; éstas requieren mucha disposición, entrenamiento y ganas.
Consejos para aprender a hablar en público como un profesional
Ampliar

Aunque puede parecer algo difícil, comenzar a aplicar técnicas de oratoria cuando se es principiante o no se tiene ningún tipo de conocimiento sobre qué debe hacerse en caso de comunicarse con una gran audiencia, la práctica puede ser la mejor solución. A continuación se enumeran una serie de consejos y técnicas muy prácticas para mejorar la oratoria.

Realizar una estructura de la presentación

Para comenzar, es importante crear y resumir el tema que se piensa exponer; esta información debe reflejar todos esos puntos que se quieren dar a conocer a la audiencia. Sin embargo, existen algunos que no son tan relevantes, y en cambio pueden restar tiempo importante de la presentación. Para ello es necesario realizar una estructura de la presentación ajustada al tiempo destinado. Los profesionales de la oratoria crean una estructura basada en lo siguiente:

  • Introducción
  • Desarrollo
  • Cierre

Es importante que en la conclusión se exponga un llamado a la acción y se haga un recuento de las herramientas que pueda necesitar la audiencia para hacer un estudio posterior. Esto también es un material de apoyo que puede utilizar el orador para guiarse durante toda su presentación, tener un orden y lograr los objetivos de la exposición.

Utilizar el lenguaje no verbal

Es importante que durante la oratoria la audiencia pueda captar mejor la información utilizando de apoyo el lenguaje no verbal. De esta forma, puede denotarse el valor de algún tema dejando a la vista la pasión del orador. Es importante que la exposición que vaya a hacerse le guste mucho al presentador, sólo así podrá demostrar más fácilmente su apego al tema y hacer notar su interés para que los demás puedan entenderlo.

En la mayoría de los curso de presentaciones de alto impacto destaca el lenguaje no verbal como uno de los elementos indispensables y más importantes en la oratoria. Para lograr conectar más fácilmente con la audiencia pueden utilizarse técnicas de lenguaje no verbal como las siguientes:

  • Adoptar una postura capaz de transmitir seguridad y dominio del tema, tanto durante la presentación de pie, como al estar sentado.
  • Emplear trucos para controlar los nervios y dominar a una audiencia difícil.
  • Transmitir entusiasmo y otras emociones que puedan captar la atención del público.
  • Elevar la voz y endurecer el tono en una frase o palabra importante del discurso.
  • Utilizar las manos para hacer énfasis a ideas de peso durante la presentación.
  • Bajar la voz y colocar la mano en el pecho para expresar una conexión emocional con lo que se está hablando.

Memorizar detalles importantes

Algunos profesionales asumen que para demostrar el manejo de un tema en público es necesario hacerlo con naturalidad y parafraseando cada punto. Sin embargo, al realizar un curso de hablar en público pueden conocerse ciertas técnicas de memorización para no olvidar detalles que necesitan ser resaltados durante la oratoria y lograr que cada idea tenga sentido.

Lo importante aquí no es aprenderse de memoria el texto que se utiliza como material de apoyo, si no memorizar esos puntos importantes, las posturas que se van adoptar, las preguntas directas que se harán al público, entre otros.

Practicar toda la presentación

Por último, hablar en público requiere de mucha práctica, por eso debe ensayarse toda la presentación desde el principio hasta el final. Esto se puede conseguir mirando hacia una pared y simulando que hay un público. También puede emplearse un espejo para visualizar el lenguaje no verbal que se está empleando en cada parte de la estructura y evitar posibles repeticiones de palabras.

Una muy buena forma de practicar una presentación es con ayuda de amigos o compañeros de trabajo que simulen ser parte de la audiencia que recibirá el discurso. El objetivo de esto es lograr que el oyente pueda dar su opinión sobre la presentación y tener en cuenta posibles sugerencias. Resulta también un ejercicio ideal para garantizar consultar al mínimo el material de apoyo.