www.madridiario.es

La tecnología

jueves 26 de julio de 2018, 12:16h

Si les digo que estamos invadidos por la tecnología, nadie querrá negarlo. Otra cuestión será el debate sobre si eso es bueno o malo. Seguro que ahí encontramos discrepancias. No todos los ciudadanos tienen un mismo criterio sobre una de las cuestiones más importantes de nuestro tiempo. Pero una cosa más: ¿podemos detenerla, queremos paralizarla, nos gustaría realmente que no avanzase más? Esta es otra opción para nuestro debate cotidiano.

Quien más y quien menos alimenta su día a día con las nuevas apariciones de técnicas y avances que nos permiten hacer nuevos giros, abordar nuevas empresas, alcanzar hitos que hasta el momento eran imposibles. ¿Quién se había planteado que un coche aparcase él solito? ¿O que nos dejase un ratito libre de la conducción para charlar con nuestros acompañantes? ¿Los usuarios de móvil de 2018 se hubiesen planteado en 2005 el alcance de su 'smartphone'? Sin embargo, hoy el teléfono individual supera en mucho a aquel que solo servía para hablar. Hoy es un auténtico centro de comunicaciones personales, conectado con todo el entorno del usuario.

Estamos en un punto en el que la tecnología supera al ser humano y caminamos hacia un mundo desconocido que cambiará muchas cosas de las que hoy consideramos imprescindibles, como por ejemplo las profesiones. Un ser humano es capaz de tener en cuenta cinco o seis variables a la hora de enfrentarse a una investigación, a la hora de buscar conclusiones, pero una máquina puede tener en cuenta millones de datos para llegar a esa misma conclusión. ¿Cuál sería más fiable? Y ya estamos en esa opción. Les estoy hablando de la inteligencia artificial. Machine Learning, sistema automático de aprendizaje, por el cual los seres humanos tenemos la intención de solicitar a las máquinas que sean capaces de ofrecernos soluciones teniendo en cuenta cientos de miles de premisas, algo que no puede hacer un ser humano.

Si nos ponemos a hacer futurología, se imaginan la diferencia que podemos encontrar a la hora de pedirle a un médico que haga un diagnóstico con los cinco o seis elementos que le ofrece la medicina, o meterle a esa máquina, que ya tenemos adiestrada, cientos de miles de datos de un paciente para que refleje su propio diagnóstico.

Es verdad, el médico siempre será el médico y la máquina siempre será máquina, pero, ¿y la duda?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.