www.madridiario.es

El Camino de Santiago, en la lista de deseos de todo viajero

jueves 14 de junio de 2018, 10:25h

Está siendo una primavera atípica, pero el verano llegará. En torno a él se se han organizado viajes y excursiones que servirán para llenar los días libres de nuevas experiencias, las que ayuden a recargar pilas y a volver a la rutina con otras sensaciones. En ese contexto, es habitual que vuelva a nuestras mentes algo que nos habíamos planteado y que, bien no hemos hecho por cualquier motivo, bien sí hemos hecho pero nos encantaría repetir. Hablamos del Camino de Santiago.

El Camino de Santiago, en la lista de deseos de todo viajero
Ampliar

La Oficina del Peregrino recoge números a tener en cuenta. El pasado mes de mayo, recibió a 40.665 personas, la mayoría de ellos a pie (un 92,36%), pero también ha habido muchos que se han decantado por la bicicleta (un 7,19%) y otros tantos los que lo han hecho a caballo (un 0,39%). Asimismo, 24 personas pudieron completarlo en silla de ruedas. 2017 también ofrece pistas de la popularidad del Camino: 301.036 peregrinos acudieron a la Oficina del Peregrino de Santiago de Compostela.

Es cierto que los números suelen ser un arma de doble filo, una motivación para quienes quieren ir a lo seguro, o un elemento disuasorio para los que prefieren no toparse con mucha gente. Pero los motivos que invitan a hacer el Camino pesan mucho: encontrar la voluntad, conocerse a uno mismo, empaparse del arte y cultura, conocer gente, hacer un retiro espiritual, llegar a un punto de inflexión, etc.

El camino en sí, magia pura

Para quienes no han hecho nunca el Camino de Santiago todo son dudas: ¿desde dónde empiezo?, ¿qué me encontraré?, ¿qué pasa si no puedo seguir?, ¿qué alojamiento es la mejor opción?... Puede ser recomendable ponerse en manos de expertos como los de Santiagoways.com, y hacer un Camino de Santiago organizado. Las ventajas son evidentes: se ahorra tiempo, se da cobertura a todos los grupos de edad, se gana en seguridad, es más cómodo y se parte con un grupo fijo de personas que se pueden convertir en amigos.

En cuanto a qué ruta seguir, Santiagoways ofrece muchas alternativas, pero tirar del clásico siempre es buena idea. Las rutas del norte peninsular quedaron integradas en 2015 en la Lista de Patrimonio Mundial del Camino de Santiago. Nos referimos al Camino Primitivo, que se inicia en Oviedo, al Camino Costero; al Camino Vasco-Riojano que comienza en Irún; y al Camino de Liébana, un ramal que une el Camino con el Monasterio de Santo Toribio.

Predilección por el norte

Con Santiagoways, el Camino del Norte se puede hacer desde San Sebastián, Bilbao, Santander, Ribadesella o Vilalba, pero oficialmente comienza en Irún. Su web recuerda que transcurre a lo largo de cinco secciones, atravesando las ciudades más importantes del norte de España. Es una gran opción para quienes quieran disfrutar de la naturaleza del mar y la montaña, así como de la buena gastronomía.

Si el Camino se emprende desde Irún se necesitarán bastante días para llegar a Santiago a pie, más de 30. A no ser, claro, que el peregrino complete varias etapas en algún medio de transporte o elija formatos como la bicicleta, que puede recortar el tiempo de manera significativa (dependiendo del fondo físico). Hay también quien lo completa de manera interrumpida.

La primera etapa transcurre entre Irún y San Sebastián, y permite ver, por lo tanto, las Marismas del Txingudi, el barrio Arkolla de Hondarribia con su ermita de Santiagotxo, el Santuario de Guadalupe o el Faro de la Plata, hasta llegar a San Sebastián. La ciudad está presente en el ranking de ciudades europeas con mayor número de restaurantes con estrellas Michelín. Para darse un homenaje.

Cantabria también es escenario del Camino del Norte, y este transcurre por localidades tan emblemáticas como Castro Urdiales o Comillas. El conjunto de la primera es digno de ver, pues tiene la mejor iglesia gótica de Cantabria o un castillo medieval que domina el horizonte. Su Casa Consistorial data del siglo XVIII, pero lo más antiguo de Castro Urdiales convive con una infraestructura moderna que también la convierte en inmortal. Por su parte, el Palacio de Sobrellano, El Capricho de Gaudí o sus preciosas playas, son solo algunos de los atractivos de Comillas.

En Asturias, el Camino del Norte permite descubrir una localidad costera como Llanes, con uno de los casos históricos mejor conservados del Principado, con sus palacios y casas blasonadas, con sus Cubos de la Memoria. Gijón ofrece una buena oportunidad para tomarse una sidra, en un entorno que aúna la Prehistoria, época romana, vanguardia y hospitalidad. Santiago está cada vez más cerca.

Días en Santiago: que no sea llegar y volver

El significado de Santiago se corresponde con “Dios lo recompensará”. Saberlo es una buena manera de estar en contacto con lo que está por venir, unas jornadas cargadas de cultura y, si se desea, de espiritualidad. Justo aquí puedes ver el significado de este nombre.

No se ve igual la Plaza del Obradoiro cuando se va a un sencilla visita de ida y vuelta que cuando se entra en ella siendo peregrino. Exhaustos tras días de Camino, las emociones afloran a las puertas cuando se está a punto de entrar en la Catedral.

Merece la pena reservar bastantes días aunque solo sea por sus monumentos: la Catedral, el Mercado de Abastos, el Hostal dos Reis Católicos, Casa do Deán, la Casa do Cabido, el Monasterio e Iglesia de San Martiño Pinario, el Monasterio e Iglesia de San Paio de Antealtares, el Convento de Santa Clara... Ya lo decía la Unesco: “Esta ciudad, debido a su integridad monumental, reúne valores específicos y universales”.

Y no todo son monumentos. Sus museos, parques y jardines, arquitecturas de autor, galerías de arte, salas de exposiciones o miradores, así como su gastronomía, invitan a quedarse bastantes días.

¿Una alternativa? El camino portugués por la costa

Alternativas al Camino del Norte hay muchas, y también son ofrecidas por empresas como Santiagoways. El camino portugués por la costa, por ejemplo, también es una maravilla de principio a fin. Puedes conocer sobre el Camino Portugués aquí (santiagoways.com/camino-de-santiago/camino-portugues-por-la-costa/).

Entre los tramos más reservados, el que desde Oporto y el que comienza en Baiona. La posibilidad de disfrutar la costa atlántica, con sus acantilados, montes y estuarios, también hacen que el futuro peregrino se lo piense.