www.madridiario.es

Presupuestos regionales 2018: ingresos para la desigualdad

jueves 28 de diciembre de 2017, 10:10h

Los presupuestos regionales son la ley más importante que puede aprobar una comunidad autónoma en nuestro país. En ella quedan dibujadas en negro sobre blanco las políticas que el Gobierno aplicará durante el año. En la región de Madrid puede que los presupuestos para 2018 sean más importantes de lo habitual ya que no es descartable que se trate de los últimos de la legislatura. No olvidemos que 2019 es un año electoral en el que es más que probable que Ciudadanos quiera distanciarse del PP y forzar una prórroga.

Como era de esperar, la aprobación de los presupuestos regionales de Madrid para 2018 han pasado informativamente de puntillas. La votación se llevó a cabo los días 21 y 22 de diciembre, coincidiendo con las ruidosas elecciones catalanas y el día de la Lotería de Navidad; después vino un Madrid-Barça, la Nochebuena y la Navidad…, y sin darnos cuenta hoy nos plantamos en los Santos Inocentes, que es lo que parecemos los habitantes de esta comunidad.

En definitiva, mucho interés tenemos que poner los vecinos y vecinas de la región de Madrid si queremos conocer las cuentas previstas por el Gobierno regional, cómo son los ingresos y los gastos y a dónde van a parar los pagos de nuestros impuestos. Entre fiestas y ruido catalán se nos ha hurtado un debate en el que la corrupción del PP fue protagonista; un debate en el que se presentaron 1.106 enmiendas y sólo se aceptaron 173. De estas, 90 del PSOE y Podemos, sin apenas repercusión económica.

La ciudadanía de la región no ha podido tener oídos para un debate en que ha quedado claro que Madrid es la región de la desigualdad y la pobreza, en el que el tándem PP- Ciudadanos bloquea cualquier iniciativa planteada por la oposición. Y estamos hablando de 19.331 millones de euros, lo que supone un aumento del 4,28 por ciento (793 millones de euros) respecto al presupuesto del pasado año.

Al igual que en las cuentas de una casa, en la gestión regional es fundamental desentrañar los ingresos, y buena parte de estos requieren de la solidaridad que conllevan los impuestos. Con la administración liderada por el PP, Cristina Cifuentes ha resultado ser seguidora de Esperanza Aguirre y alumna aventajada de Donald Trump. Y es que la política fiscal continúa la senda de los últimos tres lustros, lo que implica haber dejado de ingresar 36.000 millones de euros en quince años gracias a los regalos fiscales que se realiza a quienes más riqueza poseen.

Los impuestos gestionados por el Estado (IRPF, IVA, IAE, actividades del juego, depósitos bancarios, etcétera) se incrementan un 11,8 por ciento. Es decir, 2.080 millones de euros. Por contra, los impuestos gestionados por la Comunidad de Madrid, incluidas las tasas y los Ingresos públicos, se incrementan solamente en un 1,2 por ciento. Es decir, 30 millones de euros.

Un año más asistimos a una política fiscal de bonificaciones que sólo benefician a una pequeña cantidad de contribuyentes. Tal es el caso del Impuesto de Sucesiones y Donaciones y el de Patrimonio, que vuelven a dejar sin efecto su función recaudadora para los mayores patrimonios y rentas. En el primer caso, lo bonifica al 99 por ciento de la base imponible y en el segundo, al 100 por ciento.

Esta última bonificación es escandalosa. Sólo beneficia al 0,45 por ciento de los contribuyentes (15.790 personas), con un patrimonio medio superior a los 8,3 millones de euros que dejan de ingresar a las arcas regionales 797 millones de euros anuales.

Padecemos una política fiscal inservible para la reactivación de la activación económica y socialmente injusta, ya que contribuye a aumentar las desigualdades sociales, favoreciendo sin pudor a las grandes rentas y patrimonios.

Prueba de que estos presupuestos ya empiezan a oler a elecciones autonómicas son los brochazos más propagandísticos que reales sobre las necesidades de madrileños y madrileñas de la región. Esto se evidencia en el incremento de las deducciones en el IRPF por nacimiento o adopción, así como por el alquiler de vivienda habitual.

En realidad ambas deducciones ya existían en el sistema tributario madrileño y han venido a demostrar su limitación. Así, según los datos de 2015, el 52 por ciento de las nuevas madres de la región no se benefician de nada porque sus ingresos son tan bajos que no tienen obligación de presentar declaración de la renta.

Respecto a la deducción al alquiler para los menores de 35 años… ¡qué decir! La mayoría de jóvenes en la región están desempleados o tienen empleos precarios y temporales, con salarios inferiores a los 800 euros mensuales, mientras que el alquiler medio en Madrid, en términos interanuales, habría crecido un 9,5 por ciento.

La Comunidad de Madrid sigue siendo la punta de lanza de políticas fiscales neoliberales en España. Nuestro país ha dejado de recaudar 80.000 millones de euros con un sistema, de financiación que debería ser la argamasa que uniera solidariamente a los españoles en vez de embroncarlos. El sistema de financiación de las comunidades autónomas no puede instalar la discusión permanente entre las comunidades autónomas, al igual que las cuentas regionales no pueden ahondar en la desigualdad y el desequilibrio.

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.