www.madridiario.es

Quien tiene una piscina tiene un tesoro

Por MDO
jueves 23 de noviembre de 2017, 11:49h

Efectivamente, tener una piscina en casa implica tener un elemento que gusta a todos los habitantes, ya que ofrece un lugar muy saludable para el ocio y la diversión, crea grandes momentos para el recuerdo y es una excusa estupenda para invitar a los amigos y familiares a pasar un día o una tarde en buena compañía.

Quien tiene una piscina tiene un tesoro
Ampliar

Para los más jóvenes no hay parque que lo iguale, son los que más disfrutan, riendo entre chapuzones y “saltos a bomba”, además de procurarles muchas horas de diversión les esta fortaleciendo su forma física, con los ejercicios de natación y sus juegos, y también por supuesto las risas, que está comprobado que es un excelente potenciador de la salud, pues oxigena la sangre, favorece la circulación, sirve de relajante muscular y hace que se segreguen endorfinas, las hormonas de la felicidad.

Además, tener una piscina en el hogar revaloriza el precio de la vivienda, pues es uno de los elementos más buscados a la hora de comprar una casa con terreno. Así que si no tienes piscina en casa, puedes empezar a plantearte hacer una, tienes tres buenas excusas para ello, la diversión, la salud y la economía.

Tipos de piscinas posibles

La gran variedad de tipos de piscina que existen en el mercado permite la elección para cualquier superficie de terreno, adaptándose fácilmente a los espacios posibles y esto se debe a los diseños, tamaños y materiales existentes en esta industria, que está fuertemente afianzada en nuestro país. De hecho, en España existen más de 1 millón de piscinas construidas, colocándonos en el 2º país europeo, solo por detrás de Francia.

Dentro de las categorías de tipos de piscinas existentes, podemos hacer dos grandes divisiones: las piscinas elevadas, más conocidas como pre-industrializadas o pre-fabricadas, ideales para casas que no disponen de demasiado suelo, no necesitan de obras para su instalación, al no ser necesario ni un foso ni un hueco para instalarlas. Son más baratas y se pueden desmontar para periodos en los que no se utiliza. Ocupa algo menos del 20 % del total de piscinas en España.

Y las piscinas enterradas, que ocupan hasta el 81 % del total de este tipo de instalaciones en los hogares. Las piscinas de obra sí necesitan de la excavación de un hueco en el suelo para instalarlas correctamente, y aunque estas piscinas suelen ser más caras, hay empresas online, como la que encontramos tras la dirección https://www.piscinazos.com, que ofrecen precios al alcance de cualquier bolsillo, pudiendo solicitar hasta tres presupuestos distintos y aceptar el que más convenga a tus deseos y a tu bolsillo.

Tipos de piscinas según el material con el que se construye

Sin profundizar demasiado en las piscinas de superficies, diremos que existen las hinchables, muy fáciles de instalar, y las desmontables en madera y otros materiales, muy baratas, pero al mismo tiempo muy perecederas y muy inestables. Se recomienda limpiarlas y guardarlas durante los meses de otoño e invierno, con esto evitaremos que el material se descomponga, coja malos olores o sea atacado por bacterias.

Las piscinas de poliéster están construidas en una sola pieza, son piscinas prefabricadas que pueden adoptar una forma preconcebida gracias a un molde concreto. Estas piscinas de fibra son modelos muy económicos y fáciles de instalar, aunque sea necesaria la realización del hueco en el suelo donde irán ubicadas.

Para este tipo de piscinas podemos encontrar diferentes calidades, para las cuales se requerirá de un mayor o menor mantenimiento. Por regla general, se hace necesaria su protección en los meses de frío, cuando se utilice y completar un mantenimiento cada 4 o 5 años, como mínimo. Y es que es muy posible que los productos químicos con los que mantenemos el agua limpia y libre de algas en la piscina puedan afectar al poliéster o a la fibra de vidrio, lo que termina produciendo una fisura en la estructura de la piscina.

Las piscinas de acero inoxidable se instalan mediante paneles modulares de este material, el tamaño y modelo pueden depender de las exigencias del cliente. Su acabado final es similar al de una piscina de obra o de poliéster reforzado con fibra de vidrio, son más caras y también más resistentes y perdurables en el tiempo.

Por último, las piscinas de obra o de hormigón se ajustan a las medidas y especificaciones del constructor. Es el tipo de piscina enterrada más común y su precio suele ser inferior al de las piscinas de poliéster reforzado, aunque su construcción si es más dificultosa y lleva más tiempo, ya que se realiza en una base sobre la que se construye los muros de hormigón armado que van unidos entres sí formando una sola pieza.