www.madridiario.es

DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN

'Cada día se pide a las administraciones que ayuden a donar alimentos con seguridad'

"Cada día se pide a las administraciones que ayuden a donar alimentos con seguridad"

Por MDO
lunes 16 de octubre de 2017, 10:27h
Coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Alimentación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), entrevistamos a Helena Izquierdo, responsable de Seguridad Alimentaria de Clece, filial de ACS.

¿Qué diferencia hay entre desperdicios, basuras, desechos y residuos?

Es muy importante saber diferenciarlos. Si definimos la basura como el conjunto de todos los restos que ya no son útiles para quienes los usaron, los desechos son la parte de la basura que no puede ser reciclada, ya que no tiene utilidad, no aporta valor o son productos contaminados. Los residuos son aquellos que pueden tener una segunda vida, bien por medio del reciclaje o por medio de la reutilización. A este grupo pertenecen los envases de plástico, vidrio, cartón y basura orgánica, por ejemplo.

Cuando hablamos de desperdicio no hay consenso sobre la definición, ya que hablamos indistintamente de despilfarro, pérdida de alimentos, desperdicio o residuo. Pero si nos centramos en el tema del desperdicio alimentario, este está relacionado esencialmente con malos hábitos de compra y consumo, así como por una inadecuada gestión y manipulación de los alimentos.

Según la FAO, un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano se pierde o se desperdicia en todo el mundo, lo que equivale a cerca de 1 300 millones de toneladas al año. Los alimentos se pierden o se desperdician a lo largo de toda la cadena de suministro, desde la producción agrícola inicial hasta el consumo final en los hogares. Las pérdidas de alimentos representan un desperdicio de los recursos e insumos utilizados en la producción, como tierra, agua y energía, incrementando inútilmente las emisiones de gases de efecto invernadero.

Al final se conduce a una menor disponibilidad de alimentos para todos. Cuando los alimentos se pierden o estropean antes de llegar al consumidor, siempre hablamos de pérdida de alimentos. La reducción de las pérdidas y el desperdicio de alimentos atrae un creciente interés y está suscitando que entre todos seamos conscientes de esta realidad.

¿Conocemos la diferencia entre fecha preferente y fecha caducidad?

Un gran problema que tenemos a nivel usuario es diferenciar estos conceptos. Si la fecha de caducidad de un producto indica cuándo deja de ser seguro, la fecha de consumo preferente indica cuándo un producto empieza a perder el olor o el sabor, pero sigue siendo seguro su consumo.

¿Debemos superar la vergüenza de llevarnos a casa la comida que sobra en el restaurante?

En España no tenemos cultura de llevarnos aquello que hemos pagado en un restaurante, queda mal. Pero poco a poco y gracias a los restaurantes que están más concienciados sobre el tema del despilfarro alimentario, van buscando soluciones y alternativas, poniéndonoslo más fácil y ahuyentándonos de falsas vergüenzas.

¿Por qué no se dona todo lo que sobra? ¿Qué barreras administrativas y de seguridad alimentaria hay?

Las empresas de colectividades, como agentes implicados en la reducción del desperdicio alimentario, nos encontramos con barreras que imposibilitan que aquellos alimentos que debemos tirar se aprovechen para otros fines. Nos encontramos con temas como que somos responsables de nuestras donaciones hasta el usuario final, aun no siendo clientes nuestros, con lo que nos planteemos no donar por el problema que nos podría causar. Por otro lado, están los concursos que nos hacen tener los lineales de servicio al cien por cien de exposición hasta el final del servicio, lo que nos provoca al final tirar alimentos que no se consumieron y que no pueden volver a calentarse. Cada día se pide a las administraciones que apoyen y valoren criterios sostenibles en los concursos públicos y que ayuden a la posibilidad de donar con seguridad.

Clece ha expuesto su caso de éxito contra desperdicio alimentario en los comedores escolares de Salamanca. ¿En qué consiste?

Gracias a la Consejería de Educación de Castilla y León, y en el concurso público de sus colegios tuvimos la oportunidad de poner en marcha varios proyectos y con dos objetivos muy claros: contribuir a la construcción de un sistema alimentario mas sostenible y duradero y educar en valores, con la solidaridad y la equidad como ejes. Nos dimos cuenta que algo tan grande deberíamos realizarlo en dos fases y así fue como en el curso pasado realizamos diferentes proyectos. Lo hicimos desde la sensibilización, con la inclusión de colectivos vulnerables en los comedores en la figura del monitor, gracias a nuestro proyecto social, los encuentros intergeneracionales (usuarios de las residencias con los niños, aplicando y enseñando todos sus conocimientos). También, con la concienciación (con talleres y como hilo de comunicación nuestra mascota Clecito que junto a él se enseña 'Reciclado y reutilizacion con clecito', 'Comer pescado con clecito', 'De compras con clecito', 'El huerto con clecito, 'Aliméntate con clecito' o comer en compañía en el comedor o hábitos higiénicos). Este curso se trabaja el tema del desperdicio en los comedores, involucrando a las familias y así entre todos conseguir una sociedad presente y futura mas consciente de la realidad. Proyectos como este se están poniendo en marcha en otras comunidades y nos animan a trabajar cada día mas en estos temas y ademas con colectivos como los niños que son nuestro futuro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios