www.madridiario.es

La música que amansa a las fieras y ayuda a dormir

Por MDO
jueves 27 de julio de 2017, 13:00h

Imagine que asiste a un concierto, y que se queda dormido. ¿Sentiría vergüenza? El 8 de julio (2017) el programa de la ciudad de Madrid "Los veranos de la villa" introdujeron un espectáculo musical en el que el objetivo del artista Max Ritcher pasaba por que su audiencia se relajara hasta los extremos de llegar a dormirse.

La música que amansa a las fieras y ayuda a dormir
Ampliar

Actuaciones de esta naturaleza traen al primer plano informativo las innumerables propiedades de la música en el cerebro humano. Según diversos estudios científicos, está demostrado que escuchar música mientras se duerme ayuda a mejorar la retención en la memoria.

Los investigadores explican esta relación después de contrastar que al exponer a los sujetos de la investigación a la reproducción de diversas melodías relajantes, las oscilaciones cerebrales de estas personas se volvían más lentas. Como resultado, al día siguiente, los sujetos demostraron una mayor capacidad para memorizar nuevos datos.

De ahí que los neurólogos insistan en una adecuada rutina de descansos, sobre todo cuando se somete al cerebro a una gran actividad intelectual -ya sea durante la etapa de estudiantes como o en la jornada laboral.

La música como terapia para relajar

Existe toda una corriente científica que defiende el poder de la música para calmar a los niños que presentan cuadros de hiperactividad. Del mismo modo, la música se está comenzando a aplicar a otro tipo de terapias como por ejemplo la contención del avance del Alzheimer. A través de la música, estos pacientes mantienen activas aquellas partes de su cerebro que aún no se han visto dañadas por la muerte neuronal progresiva que supone esta enfermedad neuronal.

Del mismo modo, algunos especialistas están aplican canciones para ayudar a dormir como terapia experimental en pacientes que sufren insomnio. A través de listas de música relajante, el cerebro se prepara con mayor facilidad para acometer las diversas fases del sueño. Ello no significa que se deba dejar la música durante todo el periodo de descanso sino que se utiliza la música para dormir.

Según los neurólogos, el acompañamiento que se consigue entre los ritmos de las neuronas encargadas de la consciencia y las oscilaciones de las notas musicales genera un efecto anestésico en el cerebro. Ello no quiere decir que el paciente entre en un estadio de inconsciencia, o que se reduzca la actividad cerebral.

Hasta ahora, los estudios del cerebro y el sueño han revelado que durante esta fase biológica, el cerebro permanece activo. De ahí que cuando soñemos, las imágenes tomen forma de la realidad. Para el cerebro, es real, aun cuando se trata de un recuerdo o una experiencia que toma forma.

Lo importante, explican los neurólogos, no es si se estimula más o menos el cerebro, ya que este permanece activo en todo momento, sino en cómo se produce ese estimulo para no alterar otras zonas del cerebro que conduzcan al paciente a un estado de consciencia plena o insomnio.

Tal es el efecto de la música relajante, que hasta gigantes de lo audiovisual como spotify ha generado numerosas listas con ejemplos de música relajante entre otras listas de reproducción. Son llamativas también las listas para fomentar la creatividad y aquellas que ayudan a concentrarse en la tarea que se emprende.

Los expertos advierten, no obstante, que no existe una única música que sea cien por cien efectiva para todos los individuos. Los neurólogos remarcan que para que la música ayude a relajarse, tanto a nivel de descanso como para afrontar una tarea, esta debe ser del agrado del paciente.

De nada serviría a una amante del rock o del metal someterse a una sesión de musicoterapia en la que únicamente si aporte música clásica o música instrumental regional. Los expertos explican que la consecuencia de que la música sea beneficiosa para descansar o concentrarse tiene que ver con la predisposición y la emoción que siente el paciente al estudiarla.

No obstante, en la investigación del funcionamiento del cerebro, y más concretamente en cuál es la naturaleza y el objeto del sueño, aún queda mucho camino por recorrer, ya que el conocimiento actual se muestra todavía como limitado.

Hasta el momento, lo que sí se conoce es la relación entre la coordinación síncrona entre la oscilación de las ondas cerebrales y las musicales, cuyo resultado es, aparentemente, beneficioso para el descanso de la persona y para mejorar su capacidad cognitiva.