www.madridiario.es
Baltasar Garzón (archivo).
Ampliar
Baltasar Garzón (archivo). (Foto: Juan Luis Jaén)

Garzón niega que estuviera "de cacería" cuando ordenó la detención de Correa

sábado 16 de abril de 2016, 13:08h
El exmagistrado Baltasar Garzón ha negado que estuviera "de cacería" cuando se produjo, en febrero de 2009, la detención de Francisco Correa, presunto cabecilla de la trama 'Gürtel', y Pablo Crespo, considerado el número dos de la trama, siendo Garzón el juez instructor del caso en la Audiencia Nacional.
Garzón ha respondido así, mediante un comunicado, a las acusaciones del abogado de Correa, Javier Saavedra, que el pasado martes, durante su turno de lectura de conclusiones en el juicio por los contratos de la Generalitat Valenciana con la red Gürtel en Fitur, acusó al exmagistrado de prolongar "ilegalmente" durante cinco días la detención de Correo y Crespo porque "estaba de caza, por ocio".

"Dicha afirmación es falsa y no es más que una maniobra poco ortodoxa tendente a la anulación de la causa contra Francisco Correa y los demás imputados con argumentos inciertos y faltos de rigor", explica Garzón en el comunicado, donde concreta que tanto Correa como Crespo fueron puestos a disposición del juzgado el 9 de febrero de 2009 "dentro del plazo legal de 72 horas" tras concluir las diligencias policiales.

"La afirmación de que el mantenimiento de la detención fuese porque estaba cazando, es incierta y, por el contrario, respondió a la necesidad de que se practicase la apertura de una caja de seguridad en la oficina de Cajamadrid de la calle Velázquez, 96 de Madrid, que no podía realizarse sino al día siguiente", sigue explicando Garzón en la nota.

Según el relato del exmagistrado de la Audiencia Nacional, fue la Fiscalía quién solicitó la apertura de la caja fuerte y "se remitió oficio a la UDEF para que los funcionarios policiales, trasladaran y reintegraran a los detenidos al Centro Penitenciario una vez concluida la diligencia", y que "finalizado el plazo señalado, se continuó la comparecencia y en la misma, la Fiscalía solicitó la prisión provisional y ésta fue acordada".

El exjuez, que fue expulsado en 2012 de la carrera judicial tras haber sido condenado por el Tribunal Supremo a once años de inhabilitación por un delito de prevaricación cometido durante la instrucción del 'caso Gürtel', asegura que "la petición no era caprichosa por parte de la Fiscalía".

Al final del comunicado, Garzón asegura que el abogado José Antonio López Rubal, "que en aquel momento ostentaba la defensa de Francisco Correa y de Pablo Crespo", no se opuso "a la práctica de la diligencia solicitada por la Fiscalía", así como que existían "causas suficientemente motivadas y amparadas por la legislación penal" para prolongar la detención de Correa y Crespo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios