www.madridiario.es

Candidatos bufones

jueves 14 de mayo de 2015, 08:03h

No debe ser fácil para ellos entender que acercarse a la ciudadanía no quiere decir hacer el indio de manera constante cuando se está en publico. No debe ser este un punto asimilable en campaña electoral. Abren las compuertas y se lanzan al ridículo más absoluto sin pudor ninguno.

Ya fue muy lamentable aceptar como normal la campechanía absurda de nuestro rey saliente, que marcó ese sendero del 'Spain is different' equiparando, durante todo su reinado, lo cercano con lo inapropiado.

Lo malo de esta cuestión es que, a veces, pagan ingentes cantidades económicas que salen de los presupuestos públicos a supuestos expertos en asesorías de comunicación, que simplemente imitan las campañas americanas y se empeñan en hacerte parecer un bobo, como es el caso de las monagadas del presidente extremeño Monago de corredor fosforito, o a ritmo de dibujitos animados ofendiendo el honor de todos los andaluces. O últimamente, ya más confiado, a ritmo de rap nacional para convencer a sus mas del 50 por ciento de jóvenes parados de aquella región para que le voten. ¿Tanta genialidad política es idea y obra del sin par Monago o del famosísimo y muy bien pagado Iván Redondo? Ni Monago es Obama, ni aquí se vive igual ver a un político bailar el ritmo de Al Green, o haciendo footing por los jardines presidenciales, que salir de esas guisas en correteo, (ahora llamado running) cuando quieres marcar algo de confianza en el elector.

Y aterrizando en nuestra comunidad nos queda ya poco más por ver. Aquí tenemos de todo y con todo tipo de perfil. Te pueden cantar una canción, recitarte un poema u ofrecerte un cuento de hadas a través de quimeras de buenísimo imposible. Hemos asistido por ejemplo a todo un despliegue de intentos de hacerse notar y llamar la atención como sea por parte del tertuliano Carmona, candidato a la alcaldía por el PSOE madrileño. Ha estado en el programa de Teresa Campos bailando un Chotis con ella. Se nos ha vestido de bombero, se ha paseado por Madrid en silla de ruedas, le hemos oído cantar muy malamente a lo Dean Martin y así cada día una ocurrencia nueva.

De Esperanza Aguirre ya no es novedad nada, porque nada nos sorprende de lo que se la ocurra hacer o decir; lo mismo le da montar en bicicleta, abrazar inmigrantes o vestirse ponchos imposibles en ese programa llamado el Hormiguero que nada tiene que ver con los Late Nights americanos, donde los políticos contestan preguntas serias sobre asuntos serios pero de modo amable; y donde el presentador no te hace tirarte al suelo o hacer el pino puente.

Jamás pensé que vería lo que estamos viendo en este año electoral, que además no ha acabado.

Hemos visto de todo, los saltos de partido en partido de mismos candidatos; otros que llegan de refresco y ya están salpicados de asuntos feos; ese impresentable Run- run "cantado" de Ada Colau; las amenazas de la puesta en escena del "tic-tac" copiado de Chaves; los trajes de faralaes, con sus arillos de colorines cada día en campaña, de la líder andaluza de Podemos; los disfraces de Madridistas, colchoneros, bomberos etc. y ahora nos enfrentamos casi en final de campaña a la festividad del patrón madrileño con la Verbena de san Isidro, donde os garantizo que habrá políticos disfrazados de chulapos y chulapas, regalando barquillos, para demostraros que ellos son campechanos como el que más, y que las cercanías no son solo líneas de ferrocarril.

Pues a bailar muñecos, que toca vencer y convencer.

Mi consejo es que intentemos no pasar más vergüenza ajena, señores de la política, que luego a la hora de la dura realidad de hacer una buena gestión, que es lo único que necesitamos de ustedes, esas imágenes absurdas y sus chufleteras campañas se nos quedan grabadas en la retina para siempre. Y lo que es peor, quien va a votar a tanto payaso dispuesto a tanta ridiculez disfrazada de accesibilidad?. Eso, que ya les digo yo, es dificilísimo si es fuera de campaña, de los focos, micros y otros testigos mediáticos.

Cada cual vote o bote a quien quiera, pero a mi me cuesta ver seriedad en gentes que no parecen tomarse en serio, lo serio que es esto que nos estamos jugando todos los madrileños.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios