www.madridiario.es

El sector turístico, generador indiscutible de empleo

Por Andrés Encinas
martes 14 de abril de 2015, 07:30h

La importancia del turismo en el empleo resulta obvia al leer los datos que muestran los índices económicos de España, pues nos hacen ver el lugar destacado del turismo, su impacto en la economía del país, los puestos de trabajo que genera: en definitiva, la importancia del mismo.

Se podrá discutir acerca de la excesiva o no dependencia del turismo, el porcentaje que significa en el peso del PIB, el comparativo con otros países y la conveniencia de crecer porcentualmente en el sector industrial disminuyéndolo en turismo. Pero la realidad es la que es, lo viene siendo durante años y entendemos que debería cuidarse mucho más el sector en función de la importancia que los datos antes mencionados indican. Además, no debemos olvidar, como un valor añadido, el efecto multiplicador del turismo, con la consiguiente creación de empleo en industrias auxiliares y/o afectadas.

La importancia en el empleo exige una visión amplia y profunda, una mirada al pasado, una contemplación del presente y un enfoque a futuro. Es un sector muy vivo, muy competitivo, que requiere mucho esfuerzo del empresariado y preparación de los profesionales. La importancia en el empleo del turismo exige visión global y foco en la preparación de quienes nos dedicamos a este sector. Se han venido haciendo avances en formación, pero no hemos conseguido aún tener nuestra formación en el nivel de reconocimiento internacional que el propio sector ocupa.

Necesitamos aún credibilidad de nuestros dirigentes para considerar este sector como estratégico y con ello dedicar mayor inversión tanto a la formación profesional, velando siempre por programas y profesores especializados que impartan sus materias, como a la formación universitaria, con la asignación de cátedras que permitieran a esta joven carrera desarrollar planes de investigación, innovación y desarrollo, para que nuestros futuros responsables en este destacado sector destaquen en gestión y eficacia.

Que toda la formación esté orientada a acortar la distancia entre preparación académica y empresa. Que todas las empresas tengan facilidades y apertura mental para recibir a alumnos que vivan la realidad de la empresa. Que toda la formación contemple la actitud de servicio, la amabilidad del mismo, entre compañeros y clientes, la satisfacción y beneficio que esa positiva actitud tiene en quien la recibe y el positivo retorno inmediato que recibe quien la practica. En definitiva, que la formación genere profesionales destacadamente preparados para que sigan haciendo que nuestro país ocupe siempre un lugar destacado en el contexto mundial.

Andrés Encinas
Presidente de la Asociación Española de Profesionales de Turismo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios