www.madridiario.es
Oreja para Francisco José Espada
Oreja para Francisco José Espada

Oreja de mucho peso para Espada en un interesante encierro de El Montecillo

martes 20 de mayo de 2014, 08:27h
Novillos de EL MONTECILLO, con trapío y seriedad; mansos en los caballos excepto 4º -que fue boyante en la muleta-, nobles y manejables excepto 6º. Aplaudidos en el arrastre 1º y 3º, y muy ovacionado el 4º. FRANCISCO JOSÉ ESPADA: ovación y saludos tras aviso; oreja. POSADA DE MARAVILLAS: silencio; silencio. LAMA DE GÓNGORA: ovación y saludos tras aviso; silencio. Plaza de Las Ventas, 19 de mayo, 11ª de feria. Dos tercios de entrada.
Lo tengo dicho/escrito: es menester, justo y necesario asistir a las novilladas. En esta segunda del abono acontecieron diversos pasajes de interés, como en la primera una semana antes. Y si entonces cortó una oreja Román y gustó mucho José Garrido, ahora fue el turno para Francisco José Espada, autor de los mejores naturales en lo que llevamos de ciclo, y Lama de Góngora, respectivamente. Además, Paco Medina, propietario de la divisa de El Montecillo echó una novillada de gran presencia y variado juego muleteril, destacando el extraordinario cuarto, 'Ilustrado'.

Un burel que, como todos sus hermanos menos el que le siguió en el turno, salió medio abanto, más en el tipo Atanasio que en este encaste Domecq,y al que costó Dios y ayuda llevar a la jurisdicción del picador, pero mejoró en banderillas y llegó con buen son y enorme celo embestidor a la pañosa, con el añadido de una gran nobleza. Pero, eso sí, pedía, en principio un coletudo mandón y lo encontró en Espada, firme, con las ideas claras y arrobas de torería, aunque con un defecto en algunos pasajes el de no cargar la suerte, cual reza el toreo moderno.

Pero todo lo demás fue cascabelear redondos de mucho empaque, que abrochó con pases de pecho monumentales y marcadísimos al hombro contrario. Y al natural festoneó los más bellos y perfectos de lo que llevamos de serial, con una profundidad oceánica, todo ello cerrado con una sinfonía de inspirados adornos antes de una estocada desprendida que le llevó a echar en el esportón una oreja de peso que puede y debe ilustrar su carrera merced a este 'Ilustrado'.

Gusto y expresividad

Algo similar había apuntado en el primer burel, de casi similar catadura, pero cuya flojera le impidió desarrollar todo el celo que parecía llevar, aunque el fuenlabreño Espada, sin macizar la faena, gustó mucho. Como también, en menor medida Lama de Góngora, el el tercero, otro manso que se fue creciendo hasta llegar al ultimo tercio con embestidas suavonas, lo que, aunque no redondeara, permitió al sevillano mostrar un toreo de gusto y expresividad. Lo que ya no le dejó el que cerró función, que echaba la cara arriba y nunca se entregó a los engaños.

Y hasta aquí todo lo positivo de la novillada, que también aportó su cruz en el debú en Las Ventas del esperadísimo Posada de Maravillas, quien defraudó en cantidades industriales. No sólo por mostrarse como un consumado pegapases, sino con una actitud impropia de un novillero y más, como él, muy toreado y puntero. Ojalá haya sido una mala tarde y todo tenga explicación. Lo que no la tiene es que a este coletudo de digna dinastía le haya enchufado la empresa dos tardes sin otro mérito que el apoderamiento de Luis Álvarez,cuando hay muchos compañeros soñando con hacer el paseíllo y debutar en Madrid con idénticos méritos profesionales que el extremeño. Así es la Fiesta. Así es la vida.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios